Imagen de los aerogeneradores del puerto de Bilbao como los que instalará la terminal de Valencia
Imagen de los aerogeneradores del puerto de Bilbao como los que instalará la terminal de Valencia - ABC
Medio ambiente

El puerto de Valencia, primero de España con repostaje de gas licuado desde tierra

La Autoridad Portuaria de la localidad busca sustituir progresivamente el uso de combustibles fósiles convencionales

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Autoridad Portuaria de Valencia (APV) tiene en marcha una "importante apuesta" por sustituir progresivamente el uso de combustibles fósiles convencionales en sus recintos por otros más limpios, como el gas natural licuado (GNL) o el hidrógeno.

En el primer caso, el puerto de València construye con Grupo Molgas Energy, una gasinera que desde noviembre permitirá ofrecer servicios de repostaje a buques de GNL desde instalación fija. Será el primer puerto español en ofrecer este tipo de repostaje desde tierra a buques propulsado por GNL.

En cuanto al hidrógeno, la APV participa actualmente en el proyecto 'H2PORTS', que ha demostrado la viabilidad del uso de este combustible en instalaciones portuarias; en concreto, en las terminales de MSC y Grimaldi del puerto de València.

Otras apuestas por las energías renovables en sus recintos, como la eólica y la fotovoltaica, son la instalación de una planta eólica, que constaría de alrededor de siete generadores que, en una primera fase, podrían generar entre 12 y 16 MW. El coste de esta instalación ascendería a 1,1 millones de euros por megavatio instalado. En España, puertos como el de Bilbao ya cuentan con aerogeneradores.

En el caso de la energía fotovoltaica, Valenciaport tiene previsto licitar una instalación de aproximadamente 800 Kwh de energía solar en el puerto de València, con un coste estimado de cerca de 600.000 euros.

Subestación eléctrica propia

Paralelamente, el puerto de València construirá una subestación eléctrica propia para que los buques paren sus motores y se conecten a la red durante sus escalas en el recinto, lo que podrá disminuir "considerablemente" las emisiones, con el objetivo de ser autosuficiente a nivel energético dentro de un plazo de cinco años.

Esta instalación, con licitación prevista para el último trimestre de 2019, contará con una potencia de hasta 40 MW en total, si bien se realizará en dos etapas de 20 MW cada una, y supondrá una inversión de aproximadamente ocho millones de euros, detalla Valenciaport en un comunicado.

El proyecto se enmarca en su reto medioambiental de lograr la autosuficiencia energética del puerto de València a partir de 2025, dentro de su estrategia de avanzar hacia la descarbonización de las instalaciones a través del impulso de las energías renovables. Su meta es ser "pionero a nivel europeo" en el cumplimiento de la 'Hoja de Ruta para la Energía 2050' establecida por la Comisión Europea.

La huella de carbono bajó un 17% de 2008 a 2016

La lucha contra el cambio climático y la reducción de las emisiones de CO2 y de otras partículas contaminantes centran buena parte de las inversiones y actuaciones en materia medioambiental de la APV. Entre 2008 y 2016, la huella de carbono del puerto de València ha bajado un 17%, al pasar de 3,12 a 2,58 toneladas de dióxido de carbono por cada tonelada movida, mientras que el tráfico ha aumentado un 24% durante estos ocho años.

La APV también destaca que fue la primera autoridad portuaria de España en inscribir la huella de carbono de un recinto portuario en el registro creado por el Ministerio de Transición Ecológica, con la obtención del sello 'Calculo'.

El puerto de València es "pionero a nivel mundial" en medir su huella de carbono bajo el estándar de la norma 'ISO 14064-1:2006'. Se trata de una metodología empleada para la medición que incluye cuatro niveles: el puerto en su conjunto, las actividades portuarias, los servicios y procesos y el equipamiento.