Zaplana acudiendo a los juzgados de Valencia
Zaplana acudiendo a los juzgados de Valencia - MIKEL PONCE
Tribunales

La juez rechaza la nulidad de actuaciones en el caso Erial pedida por Zaplana

Las defensas plantean un nuevo recurso similar argumentando que el documento de la «hoja de ruta» no coincide en fechas

VALENCIAActualizado:

La juez del caso Erial ha rechazado la nulidad de las actuaciones que había solicitado Eduardo Zaplanay las defensas han tramitado otro recurso en este mismo sentido elevado a la Audiencia Provincial de Valencia.

El expresident de la Generalitat y exministro Eduardo Zaplana cuestiona, entre otros asuntos, el hallazgo del documento conocido como "hoja de ruta".

Según han informado a EFE fuentes de las defensas, tras el rechazo de este recurso se ha tramitado uno nuevo en este mismo sentido dirigido a la Audiencia Provincial, que deberá pronunciarse al respecto.

El fundamento básico de la petición de la defensa de Zaplana se centra en la supuesta irrelevancia como prueba de la conocida como "hoja de ruta", un documento que, según detalla la Guardia Civil en el sumario del caso, encontró un confidente sirio en un hallazgo fortuito en una vivienda que había ocupado Zaplana en Valencia.

Buena parte de las acusaciones formuladas por los investigadores tiene su origen en este documento, descubierto de forma casual, según detalla la UCO en uno de sus informes, en un registro practicado en el despacho de Ramiro Blasco, abogado del "yonki del dinero".

En este registro se halló un documento que la Guardia Civil ha denominado "hoja de ruta" que guardaba Benavent desde que se lo entregase en 2012 una persona de origen sirio llamada Imad, que a su vez lo encontró en un sobre cuando en 2007 ocupó una vivienda en Valencia en la que había residido -entre 1998 y 2006- Eduardo Zaplana y su esposa.

La Guardia Civil cree que este documento fue redactado a principio de septiembre de 2001 y en él se detallan los pasos dados por el grupo Sedesa (de la familia Cotino) durante los años 2001 y 2002 en relación con las concesiones públicas de los parques eólicos y de la ITV, que se licitaron y adjudicaron bajo la presidencia de Zaplana en la Generalitat.

Por el contrario, la defensa alega que los documentos hallados en este domicilio están fechados en días posteriores a los que el exministro vendiera su casa, en 2006.

Además, insiste en que entre estos documentos constan referencias a un artículo de prensa fechado el 3 de noviembre de 2009, cuando Eduardo Zaplana y su mujer ya habían dejado la casa.

También se refieren a un documento escrito a mano en el que se menciona el último balance de una mercantil en 2006 depositado en el registro, un balance que, según esta parte, se realizó en 2007.

Las mismas fuentes admiten que estos recursos son los primeros de un proceso que aventuran largo, ya que consideran que este asunto puede ser una de las claves del caso en su posterior camino judicial.

Otra de las cuestiones en las que las defensas fundamentarán sus posiciones será la, a su juicio, excesiva duración del secreto de las actuaciones o la "reconversión" de investigado a testigo del abogado uruguayo Fernando Belhot, que atribuye a Zaplana la titularidad de los fondos supuestamente obtenidos de forma ilícita que él gestionaba.