Imagen de archivo del senador de Compromís Carles Mulet
Imagen de archivo del senador de Compromís Carles Mulet - ABC
Política

De José Antonio el gasolinero al padre de Primo de Rivera: los lapsus de Compromís

La coalición nacionalista pretende que 2.000 ayuntamientos de toda España cambien su callejero para adaptarlo a la ley de Memoria Histórica

VALENCIAActualizado:

Compromís se ha marcado el reto de que todos los ayuntamientos de España cumplan la ley de Memoria de Histórica en materia de rotulación de sus calles. Para ello, se ha digirido en los últimos meses a 2.000 corporaciones locales para instarles a que cambien los nombres de aquellas calles con alusiones «franquistas» y así cumplir con la Ley de la Memoria Histórica.

Un propósito encabezado por el senador de la coalición nacionalista valenciana Carles Mulet que no ha estado exento de controversia por los diferentes «lapsus» sufridos por Compromís. Así sucedió en el municipio almeriense de Tíjola. Mulet remitió un escrito al Ayuntamiento en nombre de la Cámara Alta para solicitar «el cambio de denominación de la vía pública Avenida de José Antonio, dedicada a José Antonio Primo de Rivera».

Compromís se confundió de José Antonio. Desde 1990, Tíjola honra con una avenida a José Antonio Rodríguez Soler, vecino de la localidad fallecido un año antes que había sido propietario de la única gasolinera del pueblo, situada justamente en la antigua Carretera de Baza. La respuesta del alcalde de Tíjola, Mario Padilla Maldonado, del Partido Popular, zanjó la polémica, pero Compromís no ha desistido en su criba del callejero por los pueblos de España.

El último caso se ha producido en la localidad soriana de Valdelagua del Cerro, un pequeño pueblo castellano de apenas veintidós habitantes. El alcalde de la localidad, Ruyman Domínguez, ha enviado una carta al portavoz de Compromís en el Senado en la que le reitera con «documentación que lo acredita» que la calle Primo de Rivera se «ajusta a la legalidad» al dedicarse al padre y no al fundador de Falange, y le pide al senador una «disculpa pública» o emprenderá «acciones legales».

Se trata de la segunda misiva que Domínguez, del PP, remite a Mulet. Tras la primera carta, el senador de Compromís llamó «cretino» y «tonto del pueblo» en las redes sociales al alcalde.

Mulet ya ha protagonizado enfrentamientos sonados en Twitter derivados de su defensa de la ley de Memoria Histórica, en la que ha llegado a calificar a Don Pelayo de «mito del franquismo». El senador de Compromís obtuvo entonces la réplica del escritor y académico Arturo Pérez-Reverte, a quien el senador llamó «papanatas y bocazas». Pérez-Reverte le aconsejó que «lea más».

En todo caso, Compromís sí ha logrado su propósito y en diversos municipios se ha procedido al cambio de nombres en el callejero. La coalición ha habilitado un enlace su página web en la que señala aquellos que han optado por modificarlo y los que lo mantienen.