Imagen del senador de Compromís Carles Mulet
Imagen del senador de Compromís Carles Mulet - ABC
Política

Compromís pide suprimir la religión en las aulas mientras dará la islámica y la adventista en Valencia

La coalición presenta una moción en el Senado para suprimir la asignatura y critica el «gasto anual de cien millones en profesores»

VALENCIAActualizado:

Compromís ha presentado una moción en el Senado que reclama la eliminación de la asignatura de religión en los centros educativos al tiempo que en la Comunidad Valenciana implantará a partir del próximo curso la enseñanza de las confesiones islámica y adventista en una decena de centros públicos.

El parlamentario de la coalición en la Cámara Alta Carles Mulet, que pasado mes de mayo protagonizó un duro enfrentamiento con el escritorArturo Pérez-Reverte en las redes sociales, solicita la apertura de un debate para suprimir las clases de religión y que ese horario lectivo «se dedique a otras asignaturas o proyectos que respondan a la realidad socioeducativa de cada centro». Además, Compromís, «propone que se deje de asumir el coste del salario de los profesores de religión en los centros privados concertados y que se termine con los acuerdos y concordatos que permitan la intromisión de confesiones religiosas en el sistema educativo y demás instituciones públicas».

La moción de Compromís en el Senado coincide con la decisión de la Conselleria de Educación, dirigida por el miembro de la coalición Vicent Marzà, de poner en marcha a partir del próximo curso un proyecto piloto para impartir en diez localidades de las provincias de Valencia y Alicante clases de religión islámica y adventista.

Mientras el departamento dirigido por Compromís en el Gobierno valenciano prepara el convenio para contratar a profesores que impartan ambas materias, la formación denuncia en el Senado «el gasto anual de cien millones de euros en maestros de religión que es asumido por el Estado y las comunidades autónomas que, sin pasar por procesos de oposición, ocupan plazas de profesores en los centros educativos públicos».

Mulet, que hace alusión a la protesta convocada este martes en la localidad castellonense de Altura contra la implantación de la asignatura de la religión islámica en el colegio del municipio, considera que «la realidad es que cada vez menos alumnado se decanta por la asignatura de religión lo que denota la tendencia de la sociedad a separar sus creencias religiosas de la educación que reciben».

A su juicio, «seguir impartiéndola va en contra de los cambios que ha experimentado nuestra sociedad desde la entrada de la democracia. Dar pie a los fundamentalismos, sean de la religión que sean, solo alimenta movimientos intolerantes y extremistas que poco tienen que ver con la libertad y el respeto».

Fuentes oficiales de la Conselleria de Educación sostienen que «ninguna religión -tampoco la católica- debería tener una asignatura dentro de los centros educativos, pero la Ley estatal obliga y los acuerdos con las diferentes religiones por parte del Estado también». Con ese argumento y de ejercer de «muro frente a la xenofobia», a partir del próximo curso comenzarán las clases de religión islámica y adventista en la Comunidad Valenciana