La portavoz de ERC, Marta Vilalta
La portavoz de ERC, Marta Vilalta - EFE

Todos contra todos en vísperas de la Diada independentista más incierta

El secesionismo afronta en un clima de confrontación y miedo a la «autodestrucción» el nuevo curso político

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los partidos independentistas se disponen a abrir el curso político en un clima de división, cuando no directamente de confrontación. En este contexto, la portavoz de ERC, Marta Vilalta, lanzó el mensaje a JpC de que deben abandonarse dentro del independentismo las «dinámicas autodestructivas» y buscar el «mínimo común denominador» para volver a recomponer la unidad estratégica del movimiento separatista. De fondo, el el malestar generado por las acusaciones por parte del independentismo más ultra y de dirigentes de JpC cuestionando la estrategia más «moderada» de ERC

En una rueda de prensa, Vilalta consideró que «son compatibles» los distintos matices entre ERC y JpC, la voluntad de no abandonar la opción de «dialogar» con «el Estado» y al mismo tiempo la actitud de «confrontación», de la que la semana pasada habló el propio presidente de la Generalitat, Quim Torra. Para Vilalta, «contraponer diálogo y confrontación es tramposo» porque «no hay dilema».

«Son complementarios, desde ERC con una mano queremos coger la bandera del diálogo y con la obra la bandera de la confrontación democrática», afirmó. La portavoz de ERC señaló que la «fuerza» y la «determinación», junto a la «unidad estratégica» son las que permiten al independentismo «avanzar». También apuntó hacia la «desobediencia civil» si fuera «necesario».

Sobre la vía muerta en que para JpC está ya el diálogo con el Gobierno para pactar un referéndum legal, según dijo Torra, ERC defiende que no se puede excluir el diálogo porque, entre otros elementos, es necesario para la «internacionalizar» el «procés». Fuentes de ERC citadas por Efe recordaron además que tanto Torra como el expresident Carles Puigdemont han hablado hasta hace unas semanas de de «diálogo». Para coser la unidad maltrecha, Vilalta subrayó la necesidad de que no se «ridiculice» a ERC y su voluntad de «ampliar» su base. «No se puede ridiculizar la apuesta por acumular fuerzas», apuntó la portavoz de ERC, que dijo que tener «músculo independentista» es tan importante como estar «determinados» con la secesión.

Así, sobre los reproches a ERC del presidente del PDECat, David Bonvehí, que acusó a los republicanos de aparcar el independentismo, Vilalta le respondió que cada uno de los partidos secesionistas debe cuidarse de «fortalecer su espacio» y que del mismo modo que ellos trabajan por hacerlo en el centroizquierda, otros deben hacer lo propio en el centroderecha.

Sobre la próxima Diada del 11 de septiembre, Vilalta hapuntó que será una oportunidad para recomponer la unidad e insistió en que ERC hace un llamamiento a la «participación masiva» en la manifestación central de ese día para acallar a los que quieren que sea un «fracaso».

JpC pide una tregua

También aludió a la división del secesionismo la portavoz de JpC en el Ayuntamiento de Barcelona, Elsa Artadi, que pidió a sus integrantes que aparquen los dardos cruzados -«no tiene sentido que vayamos hablando los unos de los otros», apuntó- para rehacer una «unidad estratégica» que permita «avanzar» hacia la «autodeterminación».

«Tiene que ser un debate sobre qué vamos a hacer todos juntos y no tanto seguir apuntándonos los unos a los otros, porque esto no nos ha llevado a parte alguna en el último año y medio», defendió en declaraciones a los medios antes de visitar las fiestas del barrio de Sants de Barcelona. Artadi, que también es diputada en el Parlament, destacó que los partidos independentistas «no compiten entre sí, sino lo contrario», por lo que ha llamado a dejar atrás el cruce de acusaciones.