Manifestación del 11-S en Barcelona - INÉS BAUCELLS

Se hunde el número de inscritos en la «Diada» independentista del 11-S

El número de personas apuntadas a la marcha ha caído un 25%, y se sitúa en 37.500, lejos de los 300.000 de otros años

BarcelonaActualizado:

El número de inscritos a la «Diada» independentista que organiza la Assemblea Nacional Catalana cada 11 de septiembre ha caído estrepitosamente. Según ha informado la propia entidad, el número de personas apuntadas a la marcha ha caído un 25%, y se sitúa en 37.500. No obstante, la caída es más contundente si se compara con el año 2013, cuando por estas fechas había más de 300.000 personas inscritas a la marcha.

Desde la ANC tratan de restar importancia a estas cifras. Así, interpretan el descenso de inscritos como una consecuencia al hecho de que este año no se haya organizado ninguna «performance» y que, por tanto, los asistentes no están viendo la necesidad de inscribirse aunque tengan la intención de ir.

No en vano, en otros años la entidad organizaba mosaicos humanos y todo tipo de operaciones que requerían que los asistentes supieran el lugar exacto en el que se iban a colocar. Con todo, la entidad ha hecho un llamamiento a que la gente se inscriba igualmente para garantizar el éxito de la organización. Más allá de los inscritos, la Assemblea se muestra optimista en cuanto a las cifras de autocares fletados y camisetas de propaganda vendidas.

Las cifras de incritos difundidas por la ANC confirman la preocupación que, desde hace semanas, han expresado varios líderes independentistas ante un eventual fracaso de la fecha que abre el curso político del secesionismo. La portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó, pidió ayer acudir masivamente a la manifestación del 11-S de este año. «La Diada tiene que ir más allá de los partidos», resaltó en un entrevista con Europa Press. También el presidente Quim Torra hizo lo propio piediendo que fuera la «Diada de la confianza».

Bajas anunciadas

A lo largo de las últimos meses han sido varios los dirigentes independentistas que han anunciado que no irán a la «Diada» como protesta al intervencionismo de la Assemblea en asuntos políticos. «No iré a una manifestación que por primera vez una pandilla de exaltados quiere convertir en un aquelarre purificador contra los traidores», apuntó el exconsejero de ERC Josep Huguet. Anna Simó, procesada por su papel en el Parlament en los preparativos del 1-O, tampoco irá.