Zoido, con Ferran López, número dos de Trapero - ABC

El número dos de Trapero le sustituye al frente de los Mossos

Zoido ya ha hablado con el comisario Ferran López y le ha recordado que ambos son «funcionarios y servidores públicos»

Actualizado:

El comisario Superior de Coordinación Territorial de los Mossos d'Esquadra, Ferran López, sustituirá a Josep Lluís Trapero al frente del cuerpo después de que el Gobierno haya cesado al hasta ahora mayor, investigado por sedición como supuesto responsable de la inacción del cuerpo el 1-O. Interior ha decidido aplicar «la mínima intervención imprescindible respetando el escalafón», que fija a este comisario como sustituto en caso de ausencia o cese del anterior mayor. Además, se valora su trayectoria profesional y el hecho de que cuente con el respeto del Cuerpo.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ya ha mantenido una conversación telefónica con el comisario en la que le ha recordado el compromiso que tienen ambos como «funcionarios y servidores públicos», uno como ministro y juez y el otro como comisario, de cumplir y hacer respetar la Ley, según fuentes no oficiales próximas al ministro.

En esa misma conversación informal, el titular de Interior le ha transmitido al comisario López su confianza en que la dilatada y reconocida trayectoria del policía la ponga al servicio de que todos los integrantes del Cuerpo cumplan con su obligación de garantizar los derechos y libertades de los catalanes. En definitiva, ha apelado a su lealtad y a su función policial por encima de consideraciones o adhesiones políticas.

Interior, con su política de intervención mínima en cuanto a la normativa de la Policía autonómica, pretende transmitir respeto a la jerarquía del Cuerpo y que esta postura sirva para recuperar el prestigio profesional de los Mossos y sellar una convivencia pacífica a la espera de lo que ocurra en los próximos días.

Ferran López, nacido en Madrid hace 43 años, es jefe de la Comisaría Superior de Coordinación Territorial y fue el mando que sustituyó a Trapero en la reunión de coordinación para preparar el dispositivo del 1-O a la que el entonces mayor no acudió. Según los asistentes a esa reunión, su perfil es muy profesional. También acompañó al entonces mayor a la Audiencia Nacional en la primera citación para declarar.

Pide «profesionalidad y lealtad»

El nuevo jefe de los Mossos d'Esquadra, el comisario Ferran López, ha pedido hoy a los agentes que continúen trabajando con la misma «profesionalidad y lealtad» con la que han actuado hasta ahora y ha garantizado que mantendrá intacta la actual estructura de mando y el «normal funcionamiento» del cuerpo.

En una nota interna, López, hasta ahora número dos de los Mossos d'Esquadra, asegura a los agentes del cuerpo que asume con «responsabilidad» el encargo del ministerio de Interior, que le ha designado nuevo jefe de la policía catalana en sustitución de Josep Lluís Trapero, que ha sido cesado esta madrugada por el Gobierno del rango de mayor.

«Como ya ha hecho público por la mañana el Ministerio de Interior, he sido designado nuevo jefe de los Mossos d'Esquadra. Asumo con responsabilidad este encargo y os pido que continuéis trabajando con la misma profesionalidad y lealtad que habéis venido demostrando en todo momento», indica López en el comunicado interno.

López, de 50 años, ha alcanzado en los últimos años altas cotas de poder en la cúpula de la policía catalana, pero su talante discreto, por el que siempre ha rehuido el protagonismo, le ha relegado a la sombra del hasta ahora todopoderoso Trapero, un mando con un perfil más personalista.

El nuevo jefe de los Mossos, que ingresó en la policía catalana en 1990, es una persona de un talante dialogante que se ha ganado el apoyo interno del cuerpo de la policía catalana porque siempre busca el consenso y le gusta rodearse de su equipo para tomar las decisiones tras escuchar todas las opciones.