Fachada de la Audiencia de Barcelona, en una imagen de archivo
Fachada de la Audiencia de Barcelona, en una imagen de archivo - EP

Condenado a 12 años de cárcel por una salvaje agresión homófoba en Sitges

Intentó matar a la víctima a pedradas en la estación mientras le insultaba por su condición sexual

JESÚS HIERRO
BARCELONAActualizado:

La Audiencia de Barcelona ha condenado a un hombre a doce años de cárcel por una brutal agresión homófoba ocurrida en Sitges y robar a la víctima. Ocurrió la madrugada del 1 de octubre de 2016 en la estación de tren de la localidad.

El acoso había comenzado horas antes. La víctima estaba en la puerta de un local de «ambiente gay» besándose con un chico. El acusado, Abdelhakim El H., junto con un menor -que ya fue juzgado y condenado por estos hechos- y otras personas comenzaron a reirse de él.

Las burlas continuaron cuando sobre las cuatro de la madrugada se volvieron a encontrar en la playa. Luego, la víctima se fue a la estación y se quedó dormida en un banco después de haber estado consumiendo bebidas alcohólicas. El acusado y el menor se sentaron en el mismo banco diciéndole que lo iban a asaltar.

Abdelhakim El H. cogió una piedra de grandes dimensiones y golpeó en la cabeza a la víctima, que cayó al suelo, y siguió siendo acribillado -con piedras que cogieron en las vías- a manos de los dos agresores. Abdelhakim El H. le dio una patada en la cabeza, mientras el menor decía a la víctima que lo mataría a pedradas «como se hacía en su país a los maricones», según relata la sentencia de la Sección Séptima d la Audiencia de Barcelona a la que ha tenido acceso ABC.

A punto de morir

A continuación, le robaron el móvil y 60 euros. La víctima cayó en las vías del tren, de donde fue rescatado por dos personas. Dos minutos pasó un convoy, que pudo haber acabado con su vida.

El agredido sufrió heridas graves, entre ellas una hemorragia que pudo haberle provocado la muerte de forma instantánea, según la Audiencia.

El tribunal ha condenado a Abdelhakim El H. a siete años y seis meses de cárcel por un delito de homicidio en grado de tentativa, y otros cuatro años y seis meses por robo con violencia. Todo ello, con los agravantes de abuso de superioridad y haber cometido la agresión por la orientación sexual de la víctima. No podrá acercase a ella durante nueve años y deberá indemnizarle con 21.100 euros.