Las leyes impiden actualmente cazar tanto al norte como al sur del río Duero
Las leyes impiden actualmente cazar tanto al norte como al sur del río Duero - ICAL
Sociedad

Castilla y León plantea que los ganaderos disparen a los lobos si atacan sus rebaños

La medida, aún en estudio y que se aplica en Francia, se limitaría a los que dispongan de licencias de caza

ValladolidActualizado:

Ante el aumento de los ataques de los lobos a los rebaños y la imposibilidad legal actual de que los cazadores los abatan tanto al norte como al sur del río Duero, Castilla y León estudia seriamente la posiblidad de permitir que aquellos ganaderos que tengan licencia de caza puedan disparar a los cánidos como una medida de autodefensa en caso de que el animal intente atacar al ganado. El consejero de Medio Ambiente y Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones, trasladó este propuesta hace unos días a Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea.

Allí lamentó que los muertes causadas por el lobo «se han incrementado en los últimos meses, sobre todo en Ávila y Segovia» y, por ello, el Gobierno regional considera que es momento de actuar. Así, tras los encuentros de la Junta en la pasada primavera con Francia (que tiene una problemática similar) Suárez-Quiñones informó que también aplicará «actividades de control» como lo ha hecho el país vecino. Para el consejero, no es «ninguna ocurrencia» trasladar iniciativas como que los ganaderos abatan lobos y que se han puesto en marcha en Francia recordando además que el censo en el país galo está entre 300 y 400 animales, mientras que en Castilla y León se acerca de 2.000 ejemplares.

Ataque de lobos en una explotación ganadera palentina
Ataque de lobos en una explotación ganadera palentina

«Lo que debemos hacer es buscar las mejores prácticas y actuaciones, y, en consecuencia, trasladar aquello que se trasladable», añadió, al tiempo que ha expresado el compromiso de no dejar «ningún esfuerzo en buscar la restitución de los daños porque esto es una lucha contra la despoblación».

«Tenemos que mantener las especies naturales protegidas y un ejemplo ha dado Castilla y León cuando el lobo se ha multiplicado por muchos números en los últimos años», ha apostillado. Sin embargo, ha considerado que no habrá futuro para el medio ambiente «si el hombre no está en el territorio y no hay un uso por parte de agricultores y ganaderos».