Cristian López, durante la prueba de equilibrio sobre la nariz
Cristian López, durante la prueba de equilibrio sobre la nariz

Un doctor en Ciencias del Deporte diabético pulveriza tres récords «Guinness»

Cristian López establece la mejor marca en toques con el lateral de una pala de tenis de mesa, en sentadillas en tres minutos y en el equilibrio de un cepillo sobre la nariz

ToledoActualizado:

«Fue una tarde increíble; pude desafiarme a mí mismo y a mi diabetes una vez más». El toledano Cristian López (Cabañas de la Sagra, 1988) sumó este sábado tres nuevos récords Guinness a su larga lista de retos conseguidos, y todo eso a pesar de la diabetes que este doctor en Ciencias del Deporte sufre desde los doce años.

En la casa de la cultura de su pueblo, setenta personas fueron testigos de la pulverización de tres marcas mundiales por parte de su paisano, que ha entrenado muy duro durante los últimos siete meses.

La primera plusmarca que cayó fue la de toques con el lateral de una pala de tenis de mesa. El toledano ha dejado el récord en 3 minutos y 21 segundos, 55 segundos más que el anterior. Luego le tocó el turno al mayor número de sentadillas en 3 minutos: ha establecido la nueva marca en 232, 32 más que el récord a batir. Y, por último, llegó a estar una hora y media manteniendo el equilibrio de un palo con cepillo sobre su nariz, con lo que trituró el registro anterior en 48 minutos.

Su diabetes, que le obliga a inyectarse insulina, no fue un obstáculo insalvable para realizar las pruebas. La supo a raya durante las cuatro horas que invirtió en lograr sus desafíos. Tuvo que pincharse en dos ocasiones ya que la glucosa tiende a subirle cuando compite o realiza alguna prueba importante.

Pero para él su enfermedad nunca ha sido un impedimiento para superarse. Tiene el récord de Guinness de subir el mayor número de escalones en una hora: 6.765 peldaños, lo que equivale a subir más de cuatro veces el Empire State. También posee la mejor marca de «retrorunning» -correr hacia atrás- en la distancia de 400 metros lisos, con un tiempo de 1 minuto, 10 segundos y 89 milésimas. Y el pasado verano consiguió la medalla de bronce en el Mundial de Retrorunning en 400 metros lisos.

Aunque alguien pueda pensar que se trata de una persona excéntrica, Cristian López no se considera un tipo raro. «Soy una persona a la que le apasionan los retos diferentes», afirma este deportista con unas excelentes cualidades físicas. Y,por eso, en algo más de un mes, va a intentar batir otros dos récords «Guinness»: recorrer, en el menor tiempo posible, 50 y 100 metros a la pata coja pero hacia atrás.