Retrato de Santos Lázaro Cava, togado
Retrato de Santos Lázaro Cava, togado

La biblioteca de un bufete conquense de principios del siglo XX

Donada a la Diputación de Cuenca la biblioteca jurídica de la familia Lázaro

Actualizado:

Santos Lázaro Cava fue abogado en ejercicio en la ciudad de Cuenca durante varias décadas desde finales del siglo XIX hasta los años 30 del XX. Hombre conservador, aunque de talante antiautoritario, fue destacado político monárquico, siendo elegido varias veces como diputado provincial. En el periodo 1915-1916 alcanzó la Presidencia de la primera institución provincial conquense. Bajo su mandato, entre otras acciones y medidas, se inauguró la airosa mansarda eiffeliana que corona el bello palacio francés de la calle Aguirre.

Su biblioteca jurídica es la usual en un bufete de prestigio de aquel periodo (el célebre Alcubilla o Diccionario de la administración española, el Croizard o código penal, un Código civil, etc.).

Mi padre, José María Lázaro Corral, que continuó la tradición de este bufete hasta los años 80 del pasado siglo, incorporó estos libros a su propia biblioteca. Entre los logros de esta segunda época del despacho, mencionar, pues creo que puede ser de interés general recordarlo, avances importantes para Cuenca como la constitución de la Comunidad de regantes del Huécar (que le costó innumerables viajes a Valencia para vencer la resistencia de la Confederación del Júcar) y la cesión para la hostelería de la actual Posada de San José (que también tuvo su miga, ya que la Iglesia católica es la institución con más experiencia diplomática y negociadora de cuantas existen a la fecha).

Hoy, con la exagerada fiebre digital dominante, se tiende a relegar el libro físico y creo que esto es un grave error. Expuestos en una estantería más o menos de la época en una zona transitada de acceso o en la propia sala de consultas, estos libros, que rondan el centenar de volúmenes, permitirán visualizar cómo era realmente la biblioteca profesional de un bufete de una capital de provincia. Una biblioteca así transmitía un empaque y una imagen de solvencia que daba sin duda credibilidad y tranquilidad a los clientes y representados del bufete.

Firma ex libris de Santos Lázaro Cava
Firma ex libris de Santos Lázaro Cava

La colección donada a la Diputación conquense es pues una pequeña biblioteca jurídica, representativa de su época y cuyo mayor valor es probablemente la firma exlibris de su fundador.

Los lectores e investigadores que visiten la sede del Archivo/Biblioteca de Diputación, en el Sargal, podrán apreciar lo que era el núcleo de una solvente biblioteca jurídica española de finales del XIX y arranque del XX. Se trata de una visualización de época que sobrevivirá, sin duda, a descatalogaciones, liquidaciones y digitalizaciones a mansalva. De toda una pervivencia cultural, de una culta ambientación. Lo de menos es si se consultan o no estos libros. Por cierto que la biblioteca de Santos Lázaro Cava contenía muchos libros de otras materias, fundamentalmente teatro y literatura, como se acredita en una de las imágenes que acompañan a este artículo.

Benjamín Prieto, presidente de la Diputación conquense, y su equipo de Cultura, dirigido por el diputado Francisco Javier Doménech, han sido sensibles al valor añadido patrimonial del lote donado, que honra además a uno de tantos personajes demasiado olvidados de nuestra historia contemporánea.