Los Reyes Felipe VI y Letizia y presidente del gobierno Pedro Sánchez y su mujer Begoña Gómez, durante la recepción en el Palacio Real
Los Reyes Felipe VI y Letizia y presidente del gobierno Pedro Sánchez y su mujer Begoña Gómez, durante la recepción en el Palacio Real

Zarzuela pidió a Sánchez que se quedara con los Reyes, y él decidió saludar a los invitados

La Casa del Rey hizo este sábado un comunicado inusual para aclarar lo sucedido en Palacio

Actualizado:

El error cometido el pasado viernes por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez, durante la recepción que ofrecieron los Reyes en el Palacio Real alcanzó ayer tal magnitud en los medios de comunicación y en las redes sociales, que la Casa del Rey optó por hacer un comunicado a media tarde del sábado para aclarar lo sucedido y, de paso, echar un cable al jefe del Ejecutivo.

Y es que las imágenes de Pedro Sánchez y su mujer colocándose junto a los Reyes en el Salón del Trono del Palacio Real y dispuestos a recibir con ellos el saludo de los invitados a la recepción de la Fiesta Nacional, en seguida se convirtieron en la noticia más vista de la jornada y esa foto ocupó la portada de casi todos los periódicos nacionales.

Una aclaración excepcional

El incidente alcanzó tal magnitud que el Palacio de la Zarzuela optó por hacer un comunicado, algo que es muy excepcional por parte de la Jefatura del Estado y se reserva para ocasiones especiales. Aunque el mismo viernes, la Casa del Rey ya había echado un cable a Sánchez, cuando aseguró que el presidente del Gobierno había seguido «las indicaciones de la Casa» y, por eso, se había quedado «un instante al lado de los Reyes», La Zarzuela dio un paso más ayer, sábado, e hizo público un comunicado en el que decía lo mismo, pero con más detalles.

«Situación sobrevenida»

En este comunicado, La Zarzuela calificó lo ocurrido de «malentendido», y afirmó que se produjo por una «situación sobrevenida», ya que se indicó al presidente del Gobierno y a su esposa que «permanecieran en el Salón del Trono» con los Reyes hasta que los siguientes invitados llegaran. Sin embargo, en lugar de quedarse conversando en un corrillo con Don Felipe y Doña Letizia, Sánchez y a su esposa decidieron colocarse junto a ellos en la línea de saludo, dispuestos a estrechar sus manos con las de los invitados, hasta que un miembro del servicio de Protocolo de la Casa del Rey les indicó que ese no era su lugar.

Y es que, al suspenderse el desfile aéreo en el paseo de la Castellana, la parada militar acabó antes de lo previsto, y los Reyes llegaron a Palacio con antelación. Sin embargo, algunas de las autoridades invitadas, que se trasladaron en autobuses, se retrasaron y, por esa razón, la Casa del Rey indicó a Sánchez y a su esposa que, cuando saludaran a los Reyes, se quedaran un rato conversando con ellos hasta que el resto de los invitados llegaran al Salón del Trono. Al final, los invitados llegaron a tiempo, por lo que Sánchez debía haber continuado su camino. Esto no es algo excepcional, de hecho, en algunas ocasiones se pudo ver al anterior presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, conversando con los Reyes en un corrillo antes de un «besamanos». Pero lo que nunca se había visto hasta ahora era a un presidente del Gobierno recibiendo junto a los Reyes, como intentó hacer Sánchez. De hecho, en las imágenes se puede ver con todo detalle como el presidente del Gobierno se coloca junto a la Reina y ofrece la mano a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, que acababa de saludar a Don Felipe y a Doña Letizia.

En el comunicado de Zarzuela no se menciona en ningún momento la intención de que todas las autoridades del Estado fueran a posar para una foto en ese momento, como apuntó La Moncloa el viernes para justificar que Sánchez se situara en línea con los Reyes. Esa versión, además, la desmontaba el hecho de que estuviera presente la esposa de Pedro Sánchez, Begoña, que no es ninguna autoridad.

Otro detalle que llama a la reflexión es que el viernes La Moncloa responsabilizó a La Zarzuela del incidente ocurrido en el Palacio Real, cuando hasta ahora la relación entre ambas instituciones había estado marcada por la lealtad. Y, de hecho, lo sigue estando por parte de La Zarzuela, que ayer optó por echar un cable al presidente del Gobierno con el comunicado que reproducimos a continuación.

Comunicado íntegro

«Ante las interpretaciones surgidas a raíz del malentendido producido durante el saludo de Sus Majestades los Reyes y el presidente del Gobierno y su esposa, doña Begoña Gómez, la Casa de Su Majestad el Rey quiere aclarar lo siguiente: Tal y como esta Casa informó ayer (por el viernes), el presidente del Gobierno y su esposa siguieron en efecto y en todo momento las indicaciones de la Casa de Su Majestad el Rey, que fueron las de que permanecieran en el Salón del Trono del Palacio Real con Sus Majestades, hasta que los siguientes invitados llegaran a las inmediaciones de dicho salón para proceder al tradicional saludo a los Reyes.

Como quiera que la presencia del resto de invitados quedó restablecida de forma inmediata, el ritmo habitual de saludo fue recuperado sin solución de continuidad, y se produjo la situación sobrevenida a la que se hace referencia».