Don Felipe besa a la poeta uruguaya Ida Vitale, premio Cervantes, en el almuerzo ofrecido este miércoles al mundo de las Letras en el Palacio Real
Don Felipe besa a la poeta uruguaya Ida Vitale, premio Cervantes, en el almuerzo ofrecido este miércoles al mundo de las Letras en el Palacio Real - EFE

El Rey destaca la resistencia de la poesía a la «omnipresente mercadotecnia»

Don Felipe y Doña Letizia ofrecen un almuerzo al mundo de las Letras con motivo del premio Cervantes

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Rey ha rendido este miércoles homenaje a la poesía y en una España asaeteada por el marketing y la propaganda, ha destacado la resistencia de los poemas «a los fenómenos de la omnipresente mercadotecnia». Acompañado por Doña Letizia, Don Felipe ha ofrecido un almuerzo en el Palacio Real al mundo de las Letras con motivo de la entrega del premio Cervantes a la poeta uruguaya Ida Vitale, que la víspera recogió el galardón en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares.

Ante la emocionada poeta, el Rey levantó su copa e hizo un brindis por ella: «Brindamos por usted, por su obra y su trayectoria, tan generosas con tantos y tan luminosa para nuestra mayor riqueza, para esa patria común de tantos pueblos y naciones: nuestra lengua, la de Cervantes».

Igual que la víspera en Alcalá, Vitale acudió al almuerzo acompañada por su hija y sus dos nietas y, en cuanto vio a los Reyes en el Palacio Real, se lanzó a besarles, llena de gratitud por tanto reconocimiento y tanto afecto recibido.

Vitale, que a sus 95 años sigue cultivando el «hábito infantil» del asombro y la emoción, escuchó al Rey recitar alguno de sus poemas: «Leer y releer una frase, palabra, un rostro. Los rostros, sobre todo. Repasar, pesar bien lo que callan».

«Ya sabemos que en la poesía, cuando se le dedica la vida entera, como es el caso de Ida Vitale, toma forma la sabiduría», agregó Don Felipe, y que «la sabiduría, el poema, nace de la atención, de la escucha. Mirar los rostros, escuchar su expresión, sus palabras, su silencio».

Durante su intervención, Don Felipe defendió, una vez más, «la necesidad irrenunciable de libertad de pensamiento y de creación», una reivindicación que nunca falta en sus citas con artistas.

Además, el Rey afirmó que «en la poesía cobra especial relevancia el papel de la lectura para preservar un espacio personal, para tener un pensamiento propio y despierto, crítico; para ampliar las dimensiones de la persona más allá de las necesidades inmediatas».

Igual que el lunes en Alcalá, Don Felipe ha vuelto a recordar este miércoles a Rafael Sánchez Ferlosio, el premio Cervantes recientemente fallecido.

Al almuerzo, que se ha servido en el comedor de gala, han asistido más de un centenar de escritores, editores, libreros y periodistas. En esta ocasión, no ha asistido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha enviado a su vicepresidente, Carmen Calvo, y al ministro de Cultura, José Guirau, en representación del Ejecutivo.

Entre los asistentes, se encontraban Mario Vargas Llosa, Jorge Edwards, Julia Navarro, Rosa Montero, María Dueñas, Fernando Aramburu, Carmen Posadas, Javier Sierra, Almudena Grandes, Antonio Colinas, Boris Izaguirre, Juan Manuel de Prada, Espido Freire e Isabel San Sebastián.