José Carlos Mauricio, durante su etapa como consejero regional
José Carlos Mauricio, durante su etapa como consejero regional - Efe

José Carlos Mauricio se siente víctima de una «persecución» a su persona por parte de Victoria Rosell

La jueza y candidata de Podemos instruyó el caso contra el exdiputado de Coalición Canaria

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

José Carlos Mauricio, el hombre que fue «el conseguidor» de Coalición Canaria (CC) en su época de mayor esplendor, se siente perseguido por una jueza en excedencia que no es otra que la candidata de Podemos por Las Palmas, Victoria Rosell.

El exdirigente achacó este martes a una «persecución» contra su persona las acusaciones que le obligaron a comparecer ante los juzgados de Las Palmas de Gran Canaria como imputado en un delito de falsedad en un contrato de una trabajadora extranjera que luego fue utilizado para regularizar su situación en España.

Mauricio alegó como indicios de esa persecución la «desproporción» de los medios empleados en investigar su presunto delito, que llevó a establecer vigilancia policial durante días a las puertas de la oficina de una empresa de su propiedad, y la aparición temprana de alusiones a esas pesquisas en medios de comunicación.

El político nacionalista, que brilló en Madrid como parlamentario y ha recibidio varios premios por su oratoria, dijo que después de la referida investigación, que ha generado 400 folios de documentación, solo podría acusársele de una infracción menor.

Ya que, aunque al comenzar las actuaciones en su contra se especuló con que podría achacársele algún delito más grave, actualmente solo se le podría acusar de «un hecho mínimo, que ocurre aquí todos los días», y que es la presunta contratación falsa de una extranjera, argumentó.

A su juicio, la cantidad de medios destinados a investigarle obedece a que «deben ser que estaban buscando otra cosa» que pudieran imputarle. Por ello, apuntó que podría ser «algo de dinero negro o de blanqueo de capitales», según recoge Efe.

Además, negó que haya cometido siquiera el referido delito de falsedad, relatando que los hechos investigados consisten en que él dio empleo a una mujer cubana novia de un conocido porque lo necesitaba y ella «aprovechó el contrato para pedir el permiso de residencia que llevaba pidiendo hacía mucho tiempo» en España, pero desarrollando el trabajo que tenía encomendado.

«Ahora la acusación se basa en que trabajó poco, de forma esporádica, que no ha trabajado bien y que, por tanto, el contrato es ficticio, que está hecho solo para la búsqueda de la residencia», pero «yo voy a demostrar, porque creo que este juez que me ha tocado es un hombre muy serio, que sí que hizo el trabajo», dijo, en referencia a la titular anterior del juzgado, la hoy candidata por Podemos, Victoria Rosell, que instruyó la causa hasta pedir la excedencia hace alrededor de un mes.

Mauricio está convencido de que «todo esto es producto de mentes calenturientas, un absoluto despropósito» originado por un deseo de hacerle daño de personas que no ha querido identificar pero que ha afirmado que se han valido de «una conexión entre un sector mediático y un sector judicial», en alusión a que la pareja sentimental de Rosell es el dueño de un periódico digital que es el que publicó el asunto.