Culpan a la madre de proteger abusos del padre a sus hijas

La Fiscalía acusa en Canarias a los progenitores de obligarlas «a dormir en el suelo de la cocina, con animales, sin colchón, a asearse diariamente con agua fría en el jardín, a hacer sus necesidades en un cubo y a lavar su ropa a mano»

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

La Fiscalía ha pedido seis años de cárcel para un padre al que acusa de maltratar y abusar sexualmente de sus dos hijas menores, en una causa en la que también responsabiliza a su madre del primer delito, por el solicita para ella una pena de tres años de cárcel.

La sección segunda de la Audiencia de Las Palmas acogerá el próximo martes la vista oral de esta causa, en la que están procesados Engracia Cabrera Brito y José Ignacio Peraita.

En su escrito de acusación, el Ministerio Público asegura que entre 2005 y 2013 los acusados, que residían con sus hijas, las obligaron «a dormir en colchonetas en el suelo de la cocina, junto con animales domésticos, en el suelo sin colchón, a asearse diariamente con agua fría en el jardín, a hacer sus necesidades en un cubo y a lavar su ropa a mano».

Todo ello lo hicieron, afirma el fiscal, de forma repetida y habitual y «con voluntad de menoscabar la integridad moral y física» de las niñas, a quienes llegaron a golpear en repetidas ocasiones y a dejar sin comer cuando su comportamiento «no se ajustaba a la voluntad de sus progenitores».

Además, en el mismo período de tiempo, es decir, entre 2005 y 2013, y para satisfacer sus instintos fiscales, el investigado besó en la boca y realizó tocamientos a sus hijas menores, lo que ha provocado a las niñas diversos trastornos psiquiátricos.

El Ministerio Público acusa a los procesados de un delito de maltrato físico o psíquico habitual y suma otros dos delitos de abusos sexuales al progenitor.

Solicita una pena de tres años de cárcel para la madre y otra de seis para el progenitor, quien deberá indemnizar, además, con 8.000 euros a cada una de sus hijas por los daños morales causados, indemnización que será de 3.000 euros en el caso de la madre.