Jornada reivindicativa que ha tenido lugar en Canfranc en defensa de esta línea férrea internacional
Jornada reivindicativa que ha tenido lugar en Canfranc en defensa de esta línea férrea internacional
Política

Aragón apela a «la complicidad de Europa» para reabrir el tren internacional de Canfranc en 2024

Colectivos aragoneses y franceses se dieron cita en esta localidad fronteriza para reivindicar la recuperación del trazado

ZaragozaActualizado:

La localidad oscense de Canfranc, en la frontera pirenaicacon Francia, acogió este domingo la jornada anual en la que colectivos aragoneses y franceses se reúnen para exigir la reapertura de esta estación internacional de ferrocarril, emblema de la línea internacional que conectó España y Francia a través del Pirineo aragonés hasta 1970.

Este corredor transfronterizo se cerró en 1970, cuando Francia optó por prescindir de esta línea de conexión con Francia tras el hundimiento de un puente en el lado galo. La jornada reivindicativa se realiza año tras año, convocada por Crefco y Crelog, que son las coordinadoras que luchan por la reapertura del Canfranc a ambos lados de la frontera.

Aragón y Aquitania, las regiones española y francesa conectadas por aquel viejo tren, han mantenido viva la reivindicación durante todo este tiempo y la reapertura hace años que parece un objetivo factible, después de que las autoridades francesas apostaran por ir recuperando diversos tramos de aquel viejo ferrocarril. Sin embargo, aún falta lo fundamental: acondicionar el túnel que atraviesa el Pirineo para conectar a los dos países, y reconstruir el tramo de vías que discurre desde la localidad francesa de Bedous hasta la frontera de Canfranc.

En total, unos 30 kilómetros pendientes y la necesidad de acondicionar todo el trazado para que tenga unas condiciones técnicas que lo hagan realmente competitivo como corredor internacional de transporte, tanto para viajeros como para mercancías.

Hace tres años, los presidentes de Aragón y de Aquitania, Javier Lambán y Alain Rousset, anunciaron que iban a pedir a la UE unos 150 millones de euros para completar las obras pendientes. Todo ello con el objetivo –se dijo entonces- de que la línea de Canfranc volviera a estar operativa en su totalidad en el año 2020. Es decir, que los trenes pudieran transitar de nuevo entre Zaragoza y la ciudad francesa de Pau a través de esa emblemática estación del Pirineo, el trazado ferroviario que estuvo en servicio desde 1928 hasta 1970.

Aquellas expectativas han tenido que moderarse. La lentitud con la que marchan los proyectos ha forzado a ser menos optimistas, ante la evidencia de que en el año 2020 será imposible reabrir el trazado. Ahora se habla del año 2024. A la vista de cómo se avanza, tampoco será sencillo cumplir con esa fecha, pero el Gobierno de Aragón prefiere no darlo por imposible e insistir en que ese sigue el calendario que se maneja. Así lo ha dicho este domingo en Canfranc el consejero aragonés de Vertebración Territorial, José Luis Soro, quien ha apelado a «la complicidad de Europa» para que la reapertura de esa línea internacional pueda ser una realidad dentro de cinco años.

El ferrocarril transfronterizo de Canfranc compite actualmente por los fondos que la UE distribuye al amparo de su «Mecanismo Conectar Europa». En la convocatoria de este año se han solicitado a la UE 3,7 millones de euros, para afrontar una inversión total de 8,9 millones. A finales de año se sabrá si Bruselas concede esa subvención, con la que se quieren impulsar, entre otros, los estudios de reforma y explotación del viejo túnel transfronterizo.