Imagen del estado en el que se encuentra la parcela del chalé de Alcanar que ocuparon los yihadistas
Imagen del estado en el que se encuentra la parcela del chalé de Alcanar que ocuparon los yihadistas - ABC

Dos yihadistas se empadronaron en el chalé de Alcanar en 2016

Ocuparon el inmueble en el que prepararon el atentado un año y cuatro meses antes

MadridActualizado:

Dos yihadistas de la célula de Ripoll se empadronaron en abril de 2016 en el chalé «okupa» de Alcanar, en Tarragona, el centro de operaciones de los terroristas que atentaron en Cataluña. Los yihadistas habitaron el inmueble en el que prepararon el ataque un año y cuatro meses antes del atentado, que tuvo lugar el 17 de agosto de 2017. Así consta en un informe de los Mossos d’Esquadra recogido en el sumario del caso, al que ha accedido ABC.

Los dos terroristas fueron atendidos por una trabajadora social del Consejo Comarcal del Montsià, en Alcanar, que visitó la base central de los yihadistas con una compañera. Ambas comprobaron que el domicilio no disponía de muebles, maleta ni ropa. Los yihadistas encontraron la vivienda que ocuparon por internet, entre los inmuebles que subastaban los bancos, y se instalaron a su manera. Se engancharon a la luz de un vecino, que también les suministraba comida, y recogían agua de unos pozos cercanos, según declararon a la trabajadora social.

La visita de las funcionarias buscaba comprobar las condiciones de habitabilidad y el cumplimiento de los requisitos mínimos para un informe favorable, como así sucedió. El empadronamiento, un registro de residencia, se practicó el 12 de abril de 2016 y causó baja el 11 de julio, desconociéndose donde se empadronaron después. En la visita, los dos miembros de la célula manifestaron que querían registrarse para que no les expulsaran de la casa, pero que se marcharían sin oposición si el propietario denunciaba.

Los dos yihadistas que abrieron camino en el chalé de Alcanar fueron Younes Abayaaqoub, el conductor de la furgoneta que embistió contra la multitud en Las Ramblas de Barcelona; y Youssef Aalla, el primer joven radicalizado por el imán de Ripoll y quien falleció en la explosión del chalé.

Ayuda alimenticia

Además del empadronamiento, los servicios del ayuntamiento de Alcanar concedieron a Abouyaaqoub y Aalla una ayuda alimenticia el 24 de mayo de 2016. Las funcionarias que realizaron estos trámites, una de las cuales testificó ante los Mossos, entregaron a los agentes un informe del empadronamiento, y copias de los documentos de identidad y de los curriculum de los dos yihadistas, que se comportaron de forma educada ante ellas.

El testimonio conjunto de los vecinos de la urbanización describe una intensa actividad durante el último año, en cierto sentido clandestina, con muchas entradas y salidas. Un vecino asegura que los habitantes del chalé accedían en muchas ocasiones por la noche y portando mochilas, ya fuera en vehículo o andando desde los campos de alrededor. Otro llegó a observar al mismo tiempo a doce personas.

Uno de los testigos relató que en torno a diciembre de 2016, la primera vez que vio a los ocupantes del chalé, observó cómo descargaban unas cinco o seis bombonas de butano. Le pareció extraño, pero no le dio importancia. Otro expresó que la primera vez que vio a las personas que ocupaban el chalé fue en marzo de 2017. Se refirió a cuatro jóvenes marroquíes y apuntó que utilizaban varios vehículos.