Carga de los Mossos contra los CDR - Reuters | Vídeo: Borrell: «¿Cómo puede ser una provocación que el Gobierno de España se reúna en una ciudad u otra? Eso no es un lenguaje aceptable»

Unos recién creados Grupos Autónomos de Acción Rápida buscan el 21-D su bautismo de fuego

Los servicios de Información no tienen claro quién está detrás de ellos, ni siquiera si se trata de una organización real, por lo que hay en marcha una investigación sobre ellos

Madrid/BarcelonaActualizado:

Barcelona prepara su blindaje para el 21-D con un nuevo elemento de desafío independentista sobre la mesa. La irrupción de los autodenominados Grupos Autónomos de Acción Rápida (GAAR) en el panorama del secesionismo catalán es seguida con la máxima atención por los servicios de Información de las Fuerzas de Seguridad de cara al 21 de diciembre, día en el que en la capital catalana se celebrará un consejo de ministros y en el que está convocado un «paro de país» por los separatistas. Se trata de una nueva organización del mundo más radical del independentismo que, paradójicamente, afirma que sus acciones nunca serán violentas, pero se fijan como objetivos el sector del transporte, el energético, el de la informática y las comunicaciones y el de las Fuerzas del Orden.

Estos GAAR publicaron su manifiesto fundacional el pasado día 5 y ya cuentan con 8.000 seguidores. Fuentes consultadas por ABC afirman que no está claro si se trata de una organización real o solo virtual, si tiene un origen «paraoficial», ni tampoco su fuerza. No obstante, su irrupción en el panorama del 21-D ha llamado la atención de las Fuerzas de Seguridad, porque en ese documento se hace referencia a «técnicas de comando».

Explican cómo han de plantearse las acciones, con un estudio previo del lugar concreto y de las posibles cámaras de seguridad que pueda haber, del material a utilizar, de la realización de maniobras de distracción con la Policía y el uso de guantes. Piden a sus miembros dejar el móvil en su casa y lleven un papel con los números de los abogados que les deben asistir si son detenidos. También dan instrucciones para un posible plan de fuga.

La cercanía a los lugares de residencia de los miembros de estos grupos será otra de sus características, y el objetivo interferir en el funcionamiento de las infraestructuras que serán atacadas. En particular se cita el tráfico ferroviario, el de vehículos y la libre circulación de mercancías.

Los GAAR anuncian que el 21-D será su bautismo de fuego, aunque las fuentes de la máxima solvencia consultadas por ABC insisten en que ni está claro que existan. Tampoco tendrían una estructura clara, sino que cada grupo funcionaría de forma autónoma, al estilo CDR. Mientras tanto, la Policía, la Guardia Civil, los Mossos y la Guardia Urbana de Barcelona ultiman los preparativos para hacer frente al 21-D, que acabarán de perfilarse en la reunión de la Junta de Seguridad de la próxima semana, cuando esperan tener una previsión más precisa de la magnitud de la movilización.

Solo la Policía ya tiene previsto el despligue de 400 agentes de las Unidades de Intervención, aunque fuentes policiales creen que en los próximos días ese número irá en aumento, superando probablemente los 800. Es consecuencia también de la petición de ayuda de los Mosssos a la Policía y la Guardia Civil ante al reto de seguridad que se plantea.

En cuanto a la «parada de país», las fuentes consultadas consideran que no será tal, ya que los sindicatos representativos no se han unido a la convocatoria. No obstante, habrá una importante movilización. Además de la acción de los GAAR y de los CDR, que desafían con «barricadas» y ser «ingobernables» ese día, la Assemblea Nacional Catalana (ANC) hizo ayer un llamiento a los secesionistas a que colapsen Barcelona con sus coches en protesta por la celebración en la capital catalana del consejo de ministros, que desde el mundo secesionista ven como una «provocación». Una reunión del Ejectuvo de Pedro Sánchez, en el que se prevé aprobar la subida del salario mínimo profesional, y que se celebrará en la Lonja de Mar, en pleno centro de la ciudad. Una ubicación que, según los Mossos y la portavoz del Govern, Elsa Artadi, no es la mejor por cuestiones de movilidad.

En cualquier caso, fuentes de los Mossos y de las Fuerzas del Orden consultadas por ABC consideran que con el dispositivo que se ha planteado la seguridad de la reunión del consejo de ministros está garantizada. Alrededor de La Lonja de Mar habrá varios anillos de seguridad, el más próximo a cargo de la Policía. El mayor problema se plantea con las previsibles acciones de los Comités de Defensa de la República (CDR) en los nudos de comunicación. Los Cuerpos de Seguridad involucrados en el dispositivo no están dispuestos a que carreteras y estaciones de ferrocarril queden bloqueados por la acción de los radicales.