Pedro Sánchez, durante una rueda de prensa - JAIME GARCÍA | Vídeo: El PSOE estudia presentar una moción de censura para desalojar al PP del Gobierno (ATLAS)

El PSOE se inclina por presentar mañana una moción de censura contra Rajoy

El PSOE no ha comparecido públicamente tras la sentencia

MadridActualizado:

Entre el clamoroso silencio, los nervios y el suspense. Así discurre este día en Ferraz tras la sentencia del caso Gürtel. El secretario de Organización, José Luis Ábalos, firma una carta enviada a todos los miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE en el que se les convoca a una reunión extraordinaria mañana mismo para «analizar la situación política». El PSOE se inclina por presentar una moción de censura contra Mariano Rajoy.

Pedro Sánchez ha estado reunido con personas de su entorno desde que se ha publicado la sentencia. Para analizar su contenido en profundidad y para atender a las primeras reacciones de Podemos y Ciudadanos. Y también del PP. Se ha optado así por la prudencia, conscientes de que todos los ojos están puestos en ellos, como únicos impulsores creíbles de una moción de censura.

Durante todo el día Sánchez ha estado haciendo llamadas a miembros de la Ejecutiva. También habló con algunos líderes territoriales. Al menos una de ellas, la líder en Navarra, María Chivite, le recomendó presentar la moción de censura. El debate está abierto y fuentes de Ferraz no la descartan en absoluto. La presidenta balear Francina Armengol ha dicho que «España no merece ser gobernada por un partido condenado por corrupción». La presidenta andaluza, Susana Díaz, no ha querido fijar posición sobre la moción de censura, pero ha dicho que la sentencia le parece «brutal, bestial».

Sin «más salida»

Varias personas consultadas, algunas con responsabilidad actual en el partido y otras antiguos dirigentes coinciden en que no ven «más salida» que presentar la moción de censura. Un veterano con responsabilidades en una importante federación plantea cómo debe venderse la propuesta: «Oferta de un gobierno de salvación, programa mínimo, manos limpias y elecciones en un año». No obstante, la mayoría insiste en que la clave de todo es «lo que haga Ciudadanos».

En Ferraz, no obstante, se pide «tranquilidad» para no tomar decisiones precipitadas. Durante toda la mañana se han evitado las declaraciones. Ni siquiera en el propenso mundo de Twitter. Al filo de las 14.30 horas y sin comparecencia pública fuentes de Ferraz manifestaban que los socialistas consideran «inaceptable» la respuesta del PP y el Gobierno ante la sentencia del ‘caso Gürtel', destacando que ésta «implica políticamente al presidente del Gobierno y del PP Mariano Rajoy».

Con la presión de Podemos, planteando ya que apoyaría a Pedro Sánchez en una moción de censura, los socialistas analizan la situación sin comparecer públicamente. Hasta ahora siempre se ha rechazado la posibilidad de plantear esa moción porque la aritmética requiere del apoyo de los nacionalistas o bien de conjugar en una misma suma a Podemos y Ciudadanos.

Pero los socialistas hablaban ayer mismo de que los números no dan para una moción de censura. Consideran que el apoyo de PNV y Cs a los PGE del Gobierno así lo demuestra. Sánchez ha repetido reiteradamente que sólo accedería a plantearla si es con el apoyo de Podemos y Cs y no con los independentistas, que serían imprescindibles si Rivera no se suma.

En su estrategia estaba la de una legislatura larga. En los peores momentos para Mariano Rajoy el PSOE se ha limitado a pedir su dimisión. Y cuando planeó la posibilidad de que no aprobase los Presupuestos Sánchez anunció que consideraba que de ser así el presidente tendría que someterse a una cuestión de confianza. Aunque en aquel entonces, inicios de marzo, Sánchez dijo que no descartaba nada él está convencido de que Rajoy podría perder una cuestión de confianza pero que articular esta misma aritmética para hacerle a él presidente es algo bien distinto.