El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, este jueves en el Congreso de los Diputados - EFE

Rivera anuncia «un antes y un después» con el PP y Sánchez calla ante la petición de Iglesias de una moción de censura

El 11 de junio, aunque podría adelantarse, la ejecutiva nacional de Cs «evaluará las consecuencias» de la sentencia

El PSOE destaca que la sentencia «implica políticamente al presidente del Gobierno y del PP Mariano Rajoy»

MadridActualizado:

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha advertido que la sentencia por el caso Gürtel marca «un antes y un después» en la relación de su partido con el Gobierno. «Lo cambia todo», ha concluido, anunciando que someterá a debate y evaluación de la próxima ejecutiva nacional del partido las «consecuencias» políticas que deben derivarse de la condena. Este cónclave tenía previsto reunirse el próximo 11 de junio. Pero fuentes del partido aseguran que podría adelantarse la fecha prevista «ante la gravedad de la situación».

En rueda de prensa en el Congreso, el líder naranja no ha querido descartar ni apuntar a la adopción de ninguna medida concreta, ni siquiera cuando se le ha preguntado por una posible moción de censura, aunque sí ha hecho hincapié en que queda por delante más de la mitad de la legislatura y que el Gobierno necesita forzosamente a los partidos de la oposición para aprobar cualquier tipo de iniciativa.

Es decir, que podría dejar languidecer al Ejecutivo popular eliminando su capacidad legislativa por la vía de negarle su apoyo. Aun así Rajoy tendría capacidad de gobernar lo que queda de 2018 y 2019 gracias a la aprobación, ayer, de los nuevos Presupuestos Generales. Pero sería un Ejecutivo muy débil políticamente que probablemente permitiría a Ciudadanos fortalecerse de cara a las siguientes elecciones.

En una moción de censura, en cambio, Ciudadanos no sería actor principal, sino secundario, ya que aunque en las encuestas se encuentre prácticamente en empate técnico con el PSOE, en el Congreso es la cuarta fuerza política por detrás de PP, PSOE y Podemos.

Pero todo está en el aire hasta la reunión de la ejecutiva nacional. En este empeño de no adelantar un debate que Rivera quiere discutir de manera «serena» con los cargos electos de su partido, ha terminado cayendo en cierta ambigüedad, defendiendo la necesidad de que España tenga un Gobierno «fuerte y limpio», cosa que niega que exista tras la sentencia, pero subrayando al mismo tiempo que su partido favorecerá la estabilidad.

Tranquilo, sin crispación, pero con gesto muy serio, Rivera ha intervenido con un tono muy duro. Ha subrayado que la sentencia coloca a España en una situación «difícil y complicada» ya que por primera vez en la historia de la democracia el partido del Gobierno ha sido condenado por corrupción y se «ha puesto en jaque» su credibilidad».

«Hemos visto muchas cosas, pero hasta ahora nada como esto», ha señalado Rivera, para el que la sentencia sopla a favor en términos electorales, pero preocupa en términos del desafío soberanista. «Nos debilita como país y debilita al Gobierno», ha analizado. «Se produce en el momento más delicado para España», ha señalado, refiriéndose al desafío catalán y advirtiendo de que no permitirá que «quienes quieren debilitar» al país «puedan sacar tajada». Y es que Ciudadanos teme que los partidos independentistas utilicen la condena de Gürtel para su campaña de imagen en el exterior, argumentando que el Gobierno español es corrupto.

Iglesias pide moción de censura

La sentencia de la Gürtel ha llevado a Pablo Iglesias a volver a pedir que Pedro Sánchez encabece una moción de censura contra rajoy. Para el líder de Podemos, «la senetencia es una prueba más de que tenemos a un partido delincuente a los mandos del Gobierno, y una democracia avanzada no puede aguantar esto». Por eso, ha manifestado, «por dignidad democrática la oposición debemos presentar una moción de censura».

Iglesias ha insistido en su «absoluta disponibilidad» para apoyar una moción de censura liderada por el PSOE y ha recordado que los de Sánchez estaban dispuestos a presentar una moción en la Comunidad de Madrid a raíz de la crisis del gobierno de Cifuentes. «El PSOE estuvo dispuesto a presentar una moción para sacar al PP de Madrid del Gobierno de la Comunidad por un asunto menos grave. No se explicaría que si estaban dispuestos a presentar una moción en la Comunidad no estén dispuestos a presentarla en el Congreso, donde además podría salir», ha reiterado, y se ha mostrado convencido de que «los partidos catalanes estarían dispuestos a facilitar un gobierno progresista en España», tesis que posteriormente ha confirmado el potavoz del PDECat en el Congreso, Carles Campuzano.

El líder de Podemos también ha cargado contra Ciudadanos y el PNV por aprobar junto al PP los Presupuestos del Gobierno este jueves en la Cámara Baja. «Ciudadanos y el PNV han sostenido con sus votos al PP después de lo que hemos visto con esta sentencia. El problema no son solo los delincuentes, sino que Cs y el PNV sostienen a los delincuentes en en los gobiernos».

Sobre las palabras de Rivera acerca de que está dispuestos a evaluar junto a la dirección de Ciudadanos la posición de su partido, Iglesias ha asegurado que es «una desvergüenza absoluta». «Menos de 24 horas después de haber votado los presupuestos del PP, Albert Rivera dice ahora que a lo mejor se lo piensa. Que nadie se equivoque, el PP gobierna en España gracias a Cs. Decir PP y decir Cs es lo mismo, decir M. Rajoy y decir Albert Rivera es lo mismo», ha zanjado.

Por parte del PSOE toda la mañana se ha desarrollado en un clamoroso silencio. Al filo de las 14.30 horas y sin comparecencia pública fuentes de Ferraz manifestaban que los socialistas consideran «inaceptable» la respuesta del PP y el Gobierno ante la sentencia del ‘caso Gürtel', destacando que ésta «implica políticamente al presidente del Gobierno y del PP Mariano Rajoy».

Con la presión de Podemos, planteando ya que apoyaría a Pedro Sánchez en una moción de censura, los socialistas analizan la situación sin comparecer públicamente. Hasta ahora siempre se ha rechazado la posibilidad de plantear esa moción porque la aritmética requiere del apoyo de los nacionalistas o bien de conjugar en una misma suma a Podemos y Ciudadanos.