Sánchez y Torra entrando en La Moncloa durante su primera reunión en julio - Jaime García | Vídeo: ATLAS

Sánchez retoma los traspasos de transferencias a la Generalitat

El equipo de Meritxell Batet aborda desde hoy con el Govern la retirada de recursos a leyes catalanas denunciadas ante el TC por Rajoy

MadridActualizado:

Frente a las continuas provocaciones del presidente de la Generalitat, La Moncloa receta taza y media de distensión y acelera su plan para retirar recursos a leyes catalanas y retomar los traspasos de competencias a Cataluña. En vísperas del «otoño caliente» anunciado por el independentismo y cuando Quim Torra insinúa que «abrirá las cárceles» si los dirigentes separatistas son condenados, el Gobierno de Pedro Sánchez defiende su «agenda de normalidad» con la Generalitat y sigue fiando todas sus cartas al «diálogo».

El secretario de Estado de Política Territorial, Ignacio Sánchez Amor, recibe hoy en Madrid a la consejera de Presidencia catalana, Elsa Artadi, y el viernes se reunirán sus equipos. El objetivo de estos encuentros es fijar las comisiones bilaterales en las que se abordarán cuestiones como la financiación, inversiones, infraestructuras...

La ministra para Cataluña, Meritxell Batet, avanzó ayer en el Congreso que el Gobierno retomará la negociación para transferir competencias pendientes desde 2011 a Cataluña, además de otras que pueda poner sobre la mesa la Generalitat. Y se explorará la retirada de recursos presentados por el Gobierno de Rajoy ante el Constitucional sobre normas catalanas que invadían competencias del Estado, priorizando las de corte social.

La primera, la ley de Sanidad

La primera de esas leyes aprobadas por el Parlament que podrán ser «liberadas» del recurso del Estado será la de la universalización de la sanidad. El Congreso convalida hoy un real decreto del Gobierno para revertir el recorte aprobado por Rajoy en plena crisis, que limitaba el acceso a los inmigrantes sin papeles. ERC y PDECat condicionaron ayer su apoyo a que el Gobierno se comprometa a retirar ese recurso. La ministra respondió que la mera entrada en vigor del decreto «abre la puerta al desestimiento».

Batet pide «tiempo»

Batet acudió al Congreso para explicar el desarrollo de la comisión bilateral del 1 de agosto con la Generalitat, la primera que se celebraba en siete años. Mientras que la mayoría de los grupos rechazó la utilidad de esa vía ante el grave conflicto político y social planteado en Cataluña, la ministra se mostró optimista al asegurar que esos encuentros bilaterales «refuerzan» el sistema constitucional y la adhesión de los ciudadanos catalanes a nuestro modelo. «Habrá resultados. Hay más resultados en cien días de Gobierno socialista que en siete años de gobiernos del PP», proclamó Batet, quien sin embargo pidió «tiempo» y negó que existan «soluciones milagrosas» al grave desafío planteado.

La ministra, que obvió la negativa de la Generalitat a participar del último Consejo de Política Fiscal y Financiera, en agosto, admitió que el muro con la Generalitat sigue ahí. Sus demandas el 1 de agosto se centraron en un referéndum de autodeterminación y la liberación de los políticos presos por impulsar el procés. La misma petición que reiteraron ayer los portavoces de ERC y PDECat. Batet aseveró que el Gobierno no intercederá ante el poder judicial, defendiendo la separación de poderes. Los procesados deberán responder ante la justicia, señaló ante la apelación de Joan Tardà para que el Ejecutivo interceda ante la fiscal general del Estado y rechace las acusaciones de rebelión y sedición.