Rufián comparece ante los medios tras reunirse con Adriana Lastra y José Luis Ábalos - EFE | Vídeo: ATLAS

Rufián afea a Iglesias que sus pretensiones ministeriales puedan provocar elecciones

Cuestiona el párrafo que los socialistas incluyen en su documento rechazando el referéndum pero se muestra proclive a facilitar la investidura: «Por ERC no será»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Gabriel Rufián es otra persona. Cada intervención suya consuma su transformación. El portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados intenta erigirse en una suerte de conciencia de la izquierday trata de constituirse en el pegamento entre PSOE y Unidas Podemos para evitar nuevas elecciones.

Tras su reunión con José Luis Ábalos y Adriana Lastra, Rufián ha criticado que el PSOE haya incorporado en su oferta de programa un párrafo explícito negando el referéndum de autodeterminación: «Ese párrafo es nefasto» y «bastante reaccionario», ha dicho. El portavoz de ERC ha dicho que «se lo podían haber ahorrado» y lo ha interpretado como «una concesión al alma más nacionalista española del PSOE».

Sin embargo no ha dado muestras de que ese elemento pueda alterar la voluntad de ERC de facilitar la investidura de Sánchez. Aunque la dirección del partido no ha tomado una decisión todavía, Rufián ha dado buena muestra de sus intenciones en caso de que Sánchez e Iglesias lleguen a un acuerdo: «Por ERC no será».

Rufián ha sido especialmente crítico con Pablo Iglesias por vincular la investidura a su entrada al Gobierno: «¿Por qué es necesario que tú entres al Gobierno o el coste de que tú tengas un ministerio es volver a votar?», ha dicho Rufián.

«Le tiene donde quieren. Enfadado y quejándose por los platos de televisión (...) Si nosotros apostamos por esta línea la pregunta es porqué Podemos no», ha cuestionado Rufián. Y ha cuestionado que hable de «humillación», retándolo a que vaya a la cárcel de Lledoners a hablar de humillación a Oriol Junqueras.

Ha cuestionado que ni PSOE ni Podemos se hayan reunido durante todo agosto, llegándolo a considerar negligente: «Por sus fobias personales el coste puede ser enorme».

A Rufián le preocupa el horizonte electoral y todo en su argumentación va orientado a evitar el 10 de noviembre: «No queremos darle otra oportunidad a la derecha». Porque considera que el electorado de izquierdas «nos va a meter en el mismo saco a todos». Y en un claro recado a Sánchez y a su departamento electoral en Moncloa ha cuestionado que hagan cálculos electorales: «Quien crea que no lleva demasiado tiempo en un despacho con un sabio de la demoscopia».