Rosa Díez junto a Andrés Herzog - EFE

Rosa Díez y Andrés Herzog se dan de baja de UPyD

La fundadora del partido magenta, lo abandona tras apostar por «un final digno» con su disolución

MadridActualizado:

La que fuera fundadora y cara visible de UPyD hasta hace apenas unos meses, Rosa Díez, ha anunciado su baja del partido. Fue el pasado mes de julio cuando, ya anunciada su retirada de la primera línea política, las primarias del partido eligieron como sucesor a Andrés Herzog.

Rosa Díez defiende la necesidad del partido de convocar un Congreso para decidir entre los afiliados su disolución, «algo que según nuestros Estatutos requiere de una mayoría de dos tercios, pero no ha sido posible». A lo que añade: «No deseo librar ninguna batalla dentro de la maltrecha UPyD y por eso, quiero ser coherente y hacer lo que me dicta mi conciencia, la única opción que me queda es darme de baja en nuestro partido».

«Puedo comprender muy bien a quienes deseen perseverar en la contienda electoral; pero creo que cualquier oportunidad futura para defender nuestras ideas de forma efectiva exige, necesariamente, darle un nuevo alumbramiento tras dar un final digno a nuestro querido partido». Para la exministra, «solo de este modo, cuando lleguen nuevos tiempos, será posible reivindicar y alumbrar un nuevo proyecto sobre el magnífico legado que dejaremos tras estos ocho intensos años de vida y de trabajo».

La portavoz y fundadora de UPyD nunca tuvo pelos en la lengua y eso le costó el enfrentamiento con algunos colegas de partido. Ese, el PSOE, del que fue militante hasta 2007 y en el que llegó a postularse como candidata a la Secretaría General, en ese mismo congreso en el que José Luis Rodríguez Zapatero se alzó como nueva cabeza visible de los socialistas.

En la misma línea que su predecesora, Andrés Herzog (el, hasta enero, portavoz de UPyD), ha anunciado también a través de internet, que se da de baja del partido. Al igual que Díez, ha publicado en Facebook un mensaje en el que explica que el 16 de enero propuso a sus compañeros de la Dirección la convocatoria de un Congreso Extraordinario para que los afiliados pudieran votar la disolución del partido. « Lo hice no porque piense que las ideas de UPYD han dejado de estar vigentes (lo están más que nunca), sino porque entiendo que el partido en sí ha dejado de ser un instrumento útil para poder llevarlas a cabo».