El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, abandonando el Congreso de vuelta a La Moncloa
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, abandonando el Congreso de vuelta a La Moncloa - Reuters

Rajoy, satisfecho con su gestión, califica su gobierno de «positivo» y «razonable»

La socialista Margarita Robles le acusa de vivir en el cuento de «Alicia y el país de las maravillas»

MadridActualizado:

Trece meses después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, revalidara su cargo, la portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, le ha pedido este miércoles un balance de esta nueva etapa, en la que España ha vivido su peor crisis territorial de la democracia.

Rajoy, con confianza, ha defendido que su Gobierno ha sido «positivo» y ha utilizado como principal argumento una cascada de datos económicos que le han permitido volver a recordar que Espñaa estaba en crisis cuando él alcanzó La Moncloa y hoy crece por encima de las principales europeas.

En concreto, Rajoy se ha apoyado en los crecimientos de las exportaciones o del turismo, y las bajadas del paro, del riesgo de pobreza y exclusión o del abandono escolar, apuntando también que al año que viene nuestro país abandonará el procedimiento de déficit excesivo. «Continuamos sembrando las bases de la economía, labrando el futuro», ha aseverado. «El balance es muy razonable», ha señalado con tono digno.

Pero Robles ha utilizado esta descripción para acusarle de vivir en el cuento de «Alicia en el país de maravillas», aunque sin hacer mención a la crisis catalana. Le ha recriminado que la actividad legislativa sea «inexistente» y le ha acusado de aprobar en el último Consejo de Ministros, «por vergüenza», un plan anual normativo para el próximo ejercicio. Siguiendo esta línea, Robles ha recordado que el Ejecutivo solo ha presentado 14 proyectos de ley en este periodo, de los que nueve obedecían a trasposiciones de leyes europeas y dos de las cinco restantes se referían al cupo y el concierto vasco.

«España es el segundo país con más paro y más desigualdades de renta» le ha reprochado, al tiempo que le echaba en cara que se comporte «con la soberbia de la mayoría absoluta». Ha aprovechado entonces para volver a poner sobre la mesa los 44 vetos presupuestarios que el Gobierno ha impuesto sobre iniciativas de la oposición y la estrategia de prórrogas continuas que aplica La Moncloa sobre todos aquellos textos que no logra vetar. «España y los españoles no se merecen un Gobierno que tenga paralizada la actividad parlamentaria en este país», ha cerrado su intervención.

Rajoy le ha recordado que no cuenta con un respaldo suficiente que asegure que las leyes del Gobierno serán aprobadas cuando lleguen a la Cámara y que, por tanto, su prioridad es que las leyes que se aprueben no sean muchas ni pocas sino que sean buenas y «salgan adelante,». En este punto ha recordado a Robles que «lo que le importa a los ciudadanos es el paro» y le ha recordado que, en este momento, España presenta un nivel de desempleo «mucho menos importante» que cuando alcanzó el Gobierno.