María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy
María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy - EFE
Elecciones 2016

Rajoy pide más implicación a los ministros para exhibir «equipo»

El presidente quiere debates a cuatro, no solo con Sánchez, y no delegará su presencia

MADRIDActualizado:

Por primera vez, el Gobierno afrontará una campaña electoral con todos sus miembros cesados y en funciones. Esta circunstancia inédita permitirá al presidente y a los ministros tener mucho más tiempo para participar en los actos de partido y para pedir el apoyo para el PP. De hecho, Rajoy ha encargado a sus ministros que tengan más presencia en la precampaña para presumir de «equipo» con experiencia de gestión. Pese a la cercanía del 20-D, los populares afrontarán de manera muy distinta la nueva campaña. De entrada, el líder del PP ha mostrado su plena disposición a mantener debates a cuatro, y en esta ocasión ve innecesario un cara a cara con Pedro Sánchez, según fuentes de Moncloa.

Rajoy quiere ser el protagonista de los debates del PP y no enviará a ningún «suplente» para que participe en su lugar, como ocurrió en el debate a cuatro de la anterior campaña, cuando en su nombre participó Soraya Sáenz de Santamaría, frente a Pedro Sánchez,Pablo Iglesias y Albert Rivera. De momento, el equipo de campaña tiene sobre la mesa media docena de solicitudes.

Debates: no más de dos

«Lo ideal es que hubiera una propuesta institucionalizada, a través de la Academia de Televisión o de la Asociación de la Prensa, y que conectaran a la señal todos los medios interesados», comentan en Moncloa. En principio, en los planes del equipo de campaña del PP está que Rajoy participe «en uno o dos debates a cuatro». Más de dos es difícil, «posiblemente no querrá ningún candidato, por la sobreexposición que supone para todos». Los populares quieren evitar decir que «no» en solitario, y esperan que se imponga «el sentido común».

Al mismo tiempo, el cara a cara del 20-D con Sánchez ha quedado prácticamente descartado, ya que la dinámica de esta legislatura ha sido ya entre cuatro partidos, y no entre dos, como ocurría en la pasada, según señalan las fuentes consultadas: «En diciembre tenía sentido el debate de Rajoy con Sánchez; pero ahora el escenario político es totalmente diferente».

El PP quiere que los ministros expliquen el balance de la anterior legislatura y su proyecto

Los debates serán uno de los platos fuertes para exhibir a Rajoy. Pero su jefe de campaña, Jorge Moragas, que a la vez es el jefe de gabinete del presidente, quiere involucrar a los ministros en la dinámica electoral y conseguir que participen al máximo en los actos de partido. El objetivo es que expliquen el balance de la anterior legislatura y el proyecto del PP, al tiempo que se visualiza el equipo de Rajoy.

La instrucción se ha dirigido a todos los ministros, aunque no sean candidatos, como es el caso de Luis de Guindos. El equipo electoral del PP tiene un interés especial en que el titular de Economía tenga mucha más presencia en este periodo. No se trata tanto de que participe en mítines (nadie se imagina a De Guindos de mitinero en una plaza de toros), como que intervenga en actos sectoriales, mesas redondas y otro tipo de actividades informativas sobre la marcha de la economía. El refuerzo del mensaje económico será uno de los ejes del discurso de los populares.

Otros, desconocidos

Junto al balance y al proyecto de futuro, los candidatos del PP quieren presumir del «equipo» que ya lleva años en La Moncloa, que están «aprendidos». Se trata de mostrar que detrás del liderazgo de Rajoy hay dirigentes que pueden defender la tarea realizada, en contraste con otros partidos cuyo equipo es «desconocido», como puede ser el caso de Ciudadanos, según los populares. Ya dijo Rajoy que a la campaña «no se va a hacer amigos», y no limitarán esfuerzos para explicar «cómo son los demás y cómo han actuado en los últimos meses». Uno de los mensajes centrales del PP será que «la única opción moderada de centroderecha» es la candidatura de Rajoy.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, tendrá un papel doble durante las seis semanas que quedan hasta las elecciones hará una campaña nacional continuada y complementaria a la de Rajoy; y pretende hacer un refuerzo especial en su circunscripción, Madrid, donde se presenta como número dos, y donde están en juego 36 escaños.