El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy - EFE
NEGOCIACIONES DE GOBIERNO

Rajoy mantendrá su opción sobre la gran coalición «hasta el final»

Rechaza «rellenar el tiempo» con reuniones que no sirvan para formar la gran coalición

MadridActualizado:

La agenda de Mariano Rajoy sigue bastante despejada, al menos en lo que se refiere a posibles contactos para negociar una formación del Gobierno. El último rechazo de Pedro Sánchez a entablar un diálogo con él, esta misma semana, ha abierto un poco más la grieta que les separa. En esta situación, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, defendió ayer la actitud de Rajoy, que permanece a la espera de una rectificación del líder socialista en el mes que queda hasta la convocatoria de nuevas elecciones. «Nosotros vamos a estar ahí hasta el final. No nos vamos a cansar de defender un Gobierno serio y estable», advirtió.

Ante las críticas por la falta de iniciativa de Rajoy, en un periodo que debería estar dedicado a las negociaciones para elegir un presidente, su número dos en el Gobierno recordó que el jefe del Ejecutivo «ha sido muy claro desde el 21 de diciembre», cuando ya propuso una gran coalición del PP, PSOE y Ciudadanos, y se encontró de forma casi inmediata con el rechazo frontal de Sánchez.

«Para gobernar, esa coalición necesita al PSOE, porque la aritmética es muy tozuda», recordó la vicepresidenta. Y como cualquier opción de Rajoy pasa por el respaldo activo de los socialistas, la negativa de Sánchez a hablar con él le ha llevado a echarse a un lado, esperar y ver si fructifica el pacto entre el PSOE, Ciudadanos y Podemos, o supone otro fracaso.

«Cerrazón» de Sánchez

«Nos sorprende la cerrazón y contundencia del PSOE al no querer nada con el Partido Popular», confesó Sáenz de Santamaría. «Sabemos que los necesitamos, pero han decidido reunirse con otras formaciones políticas», insistió.

¿Rajoy va a recuperar la iniciativa en las negociaciones de alguna manera, en el mes que queda por delante?, se le preguntó a la vicepresidenta. Según explicó, el Gobierno de Rajoy «actúa con seriedad, y no está para entretener a la gente durante este mes ni rellenar el tiempo» con reuniones que no llevan a ningún lado.

Por eso, la llamada a Sánchez queda a la espera de una mayor receptividad por parte de los socialistas. Y la dirigida a Albert Rivera, también. Sáenz de Santamaría justificó así que Rajoy no tenga previsto llamar al líder de Ciudadanos por ahora: «Entre el primero (PP)y el cuarto (Ciudadanos) es necesario el segundo (PSOE). Porque nosotros, con el tercero (Podemos), no vamos a llegar a ningún acuerdo».

«No es cuestión de fotos»

«Aquí no es una cuestión de fotos, sino una cuestión de formar un Gobierno serio, que no cambie de rumbo ahora que la economía se está encauzando», sostuvo la vicepresidenta.

Mientras tanto, el Gobierno se sigue reuniendo cada viernes en Consejos de Ministros con pocos acuerdos, por la limitación de sus funciones: condecoraciones de Interior, subvenciones y ayudas de trámite y autorizaciones de deuda a Comunidades, y conoce informes que realizan los Ministerios en este periodo de forzada inactividad.

Rajoy quiere centrarse en la «tarea explicativa», como señaló su vicepresidenta. «Mientras el PSOE se niega a negociar con nosotros, nuestro interlocutor son los ciudadanos». El objetivo es explicar los avances de los últimos años en materia económica y «concienciar de los riesgos que tiene para nuestro país una política poco solvente» y un pacto del PSOE y Podemos. El tono de precampaña electoral se va imponiendo.