Vídeo: Pedro Sánchez: «Lo que representó el referéndum del 1 de octubre creo que es una página que hay que pasar» - ATLAS

El PSOE rechaza en el Congreso establecer un diálogo «sin condiciones» con los secesionistas

El portavoz de ERC, Joan Tardá, advierte: «Si no están dispuestos a asumir algo tan elemental, no esperen colaboración de ERC»

MadridActualizado:

El Congreso ha sido este martes el escenario del primer desencuentro entre PSOE que sustenta al Gobierno de Pedro Sánchez y los partidos independentistas en una etapa en la que el líder del Ejecutivo se había comprometido a recuperar el diálogo con las instituciones catalanas con el objetivo de resolver la crisis territorial. El desacuerdo se ha producido a raíz de una moción presentada por el grupo de ERC en la que pretendía que el Congreso instara al Ejecutivo a «establecer un diálogo bilateral con el Govern de la Generalitat de Cataluña, sin condiciones ni renuncias, con el objetivo de alcanzar una resolución democrática al conflicto existente entre el Reino de España y Cataluña».

Los socialistas intentaron que el grupo secesionista aceptara una enmienda al texto con el fin de evitar el conflicto. Los de Sánchez proponían sustituir el texto original por el establecimiento de «un diálogo directo y abierto. A tal efecto se reactivará la Comisión Bilateral Generalitat-Estado como marco general y permanente de relación entre el Govern de la Generalitat y el Gobierno de España», una enmienda que ERC no ha aceptado, por lo que finalmente el PSOE ha votado en contra de la moción. Los únicos que han votado a favor han sido las formaciones nacionalistas y Podemos.

Durante el debate, el portavoz de ERC en la Cámara Baja, Joan Tardá, ha defendido «un diálogo sin eufemismos, sin condiciones y sin reuncias, para hablar de todo. Si no se puede hablar de todo, sin ninguna reuncia, no será una solución posible en los próximos tiempos. No un diálogo como ha dicho el presidente del Gobierno, que ha asegurado que podemos hablar de muchas cosas. Nosotros no lo aceptamos, queremos que se hable de todo». De esta manera, se ha mostrado abierto a que se dialogue acerca de una reforma constitucional o del Estatut para solucionar la crisis, pero ha pedido que el Gobierno acepte de la misma manera dialogar de otras cuestiones, como «el derecho a decidir».

Tardá ha finalizado su intervención advirtiendo a Sánchez de que debe «valorar el precio de no aceptar que el diálogo sea sin condiciones. Si ustedes no están dispuestos a asumir algo tan elemental como que todos no sintamos integrados en el diálogo, no esperen colaboración de ERC». Antes del debate, el portavoz del PP, Rafael Hernando, ha denunciado que los independentistas plantean el voto socialista en la moción como un chantaje al Gobierno «a cambio de apoyarle el decreto para el asalto a TVE». Hernando ha exigido a Pedro Sánchez que pare el intento de «asaltar RTVE», que demuestra que «todo es posible con tal de satisfacer sus deseos con los independentistas».

El diputado del PSOE José Zaragoza ha instado a los independentistas a «no dejar pasar la oportunidad» de establecer un diálogo entre el Gobierno y la Generalitat, y ha pedido «bilateralidad y reciprocidad», algo que a su juicio «no es compatible con cerrarse en banda». Pero en ese diálogo, ha insistido «las partes deben comprometerse a cumplir unas reglas desde el principio: ¿Se comprometen a resolver el conflicto territorial por cauces legales y democráticos, sin saltarse las leyes, el Estatut y la Constitución?», le ha preguntado a Tardá. «Nuestro proyecto es fortalecer la unidad del pueblo español, y no tiene nada que ver con ideas independentistas», ha zanjado.

«No se puede negociar políticamente desde las instituciones de todo. Para nosotros sobre la unidad de España no hay nada que negociar. La unidad de España es innegociable, ya está», ha advertido el diputado del PP y exministro del Interior Jorge Fernández Díaz. El parlamentario popular ha instado a los partidos independentistas a «dialogar con la mitad de los catalanes y con los que representan políticamente a la mitad de los catalanes».

«Le digo al Gobierno que no caiga en los erores en los que otros han caido», ha avisado Fernández Díaz; «la política de apaciguamiento con los que quieren imponer cueste lo que cueste solo lleva a la humillación».