Pedro Sánchez preside una ejecutiva socialista
Pedro Sánchez preside una ejecutiva socialista - ABC

Prudencia y clamor en las federaciones socialistas ante la moción de censura

En Ferraz se apunta que «puede ser conveniente» convocar un Comité Federal para avalar la decisión respecto a la moción de censura que se adopte hoy

MadridActualizado:

La decisión está tomada. Pedro Sánchez propondrá hoy a la Ejecutiva Federal del PSOE presentar una moción de censura contra Mariano Rajoy tras la sentencia del Caso Gürtel. Sánchez asume esta operación tras una jornada encerrado en Ferraz con su núcleo más cercano y tras pulsar la opinión de varios territorios.

La decisión es compartida por todo el partido, aunque a última hora de ayer algunos dirigentes territoriales manifestaban no haber hablado todavía con Ferraz. Y algunos prefieren no pronunciarse hasta ese momento, remitiéndose a la potestad de la dirección federal para tomar la decisión.

Lo que también es generalizado es que se trata de una complejísima operación. Hasta hace 24 horas el PSOE trabajaba con el escenario de una legislatura larga, defendiendo que no había una suma posible para desbancar al Gobierno de Rajoy.

Ayer todo cambio. Tras esa larga reunión en Ferraz y varias conversaciones telefónicas Sánchez lo tuvo claro. Y tras horas de clamoroso silencio varios dirigentes territoriales empezaron a anticipar el movimiento de la dirección federal, reforzando con ello a Sánchez.

A pocas horas de que comience la reunión de la dirección socialista se empiezan a poner las cartas boca arriba. La primera que ayer ya manifestó su posición fue María Chivite, secretaria general del partido en Navarra. En conversación con Pedro Sánchez le trasladó su apoyo a una moción porque considera «inasumible» que el PP siga al frente del Gobierno.

De los líderes regionales que ostentan la presidencia autonómica, y son los más poderosos del partido, nadie cuestiona la operación. Pero la más clara ha sido la presidenta balear, Francina Armengol, que manifestó que «España no puede ser gobernada por un partido condenado por corrupción».

El presidente valenciano, Ximo Puig, se remitió a la decisión de la dirección federal, pero no puso ninguna objeción: «La actitud del Gobierno tras conocer la sentencia es censurable, pero el modo de hacerlo lo decidirá mañana la ejecutiva federal, y tendrá todo mi apoyo porque seguro que tomará la decisión pensando en el interés general del país».

También claro se mantiene el líder del PSOE asturiano, Adrián Barbón: «La ejecutiva federal del PSOE se reunirá y fijará posición política. La reacción del PP a la sentencia de la Gürtel es de vergüenza... ¿Y Ciudadanos? Creo que es la hora de presentar la moción de censura. Todo mi apoyo para que sea así. Está en juego la dignidad del país».

En el PSC también comparten esa idea. Esta misma mañana, Iceta trasladó su apoyo a Sánchez, después de que lo hiciera el candidato a la alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni: «La corrupción acreditada del PP es democráticamente insoportable. Su legado en términos de derechos sociales y civiles es inasumible. Cambiar el gobierno de España es ya una exigencia ética».

También respalda la posición la federación cántabra. «Todo mi apoyo al PSOE y a Pedro Sánchez ante una posible moción de censura después de conocer la sentencia de la trama Gürtel», manifestaba Pablo Zuloaga, líder regional.

Ningún dirigente o cuadro medio del partido manifiesta rechazo a la moción. Los más prudentes simplemente se remiten a Ferraz, pero la mayoría considera que el PSOE no tiene muchas más opciones en estos momentos.