José Manuel Villegas, ayer en el Congreso de los Diputados
José Manuel Villegas, ayer en el Congreso de los Diputados - EFE

PP y Cs ensayan en Murcia una supresión parcial de aforamientos

Los populares están dispuestos a que afecte a diputados pero no al Gobierno

MadridActualizado:

La presidenta de la Asamblea Regional de Murcia, Rosa Peñalver, propuso ayer formalmente a Fernando López Miras como candidato a la presidencia del Gobierno autonómico. Trámite formal pero que no deja de ser relevante una vez que las negociaciones entre PP y Ciudadanos no terminan de avanzar. Lo que motiva que el líder socialista, Rafael González Tovar, insista en postularse.

Pero López Miras ya es candidato oficial y la Junta de Portavoces que se celebrará el próximo jueves 20 de abril al mediodía determinará la fecha del debate de investidura. Si para entonces el acuerdo se vislumbra claro, todas las fuentes apuntan a que la sesión podría celebrarse la última semana del mes de abril.

Para que eso suceda PP y Ciudadanos tienen que ser capaces de alumbrar un nuevo acuerdo que garantice un mínimo de estabilidad a la región para agotar la legislatura. Ese acuerdo tendrá un amplio contenido social y económico, y desde el PP se quiere poner el acento en las bajadas de impuestos, empleo y en la búsqueda del consenso de todo el arco parlamentario en las cuestiones del agua «para lograr una voz única en Murcia a nivel nacional para conseguir el pacto nacional del agua», señalan fuentes conocedoras de las negociaciones.

En estos momentos, la gran dificultad para cerrar un pacto es la supresión de los aforamientos. Ayer el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, insistió en que defenderán su eliminación «porque es un privilegio político que no puede existir». Desde el PP, conscientes de que necesitan los votos de Cs, se afanan en no buscar el choque frontal y no manifiestan un rechazo frontal ante esta reforma. «No estamos en contra de limitar aforamientos. Estamos de acuerdo en el qué, pero no en el cómo y en el cuándo», señalan fuentes populares.

En el PP de la Región de Murcia pesan la lluvia de querellas presentadas por el PSOE en los últimos años no solo contra Pedro Antonio Sánchez sino contra otros cargos públicos que luego han quedado en nada y que interpretan que solo persiguen el desprestigio público. Por ello, fuentes populares aseguran que ya está en la mesa de negociación con Ciudadanos «la letra pequeña» sobre esta cuestión para abordar las «condiciones necesarias» para eliminarlos «para que efectivamente refleje esa realidad pero sin que vaya en contra de la defensa de quienes se les imputa», indican.

«En los matices puede estar que se trate o no de una reforma positiva», señalan desde el PP. Su planteamiento se acercará en la negociación a que esta supresión «no afecte al consejo de gobierno ni al presidente de la Comunidad» mientras que «se queden sin aforamientos los diputados autonómicos». En el PP consideran que hay que diferenciar a los cargos públicos que desarrollan funciones ejecutivas, ya que tienen una mayor exposición a la gestión de recursos públicos. Así es como sintetiza el PP su apuesta: «Que se proteja el aforamiento no como privilegio sino como garantía en el ejercicio de quienes gestionan los recursos públicos».

En Ciudadanos se admite que la cuestión de una supresión parcial de aforamientos está ya en la mesa de negociación. Aunque no quieren dar pistas de que puedan aceptar un punto intermedio en esta cuestión. Y ayer por la tarde insistían en mantener su apuesta de máximos: «Nosotros creemos que se deben eliminar ambos», señalan fuentes de la dirección.

La acusación popular

Donde no habrá acuerdo es en la pretensión del PP de ligar la supresión de los aforamientos con una reforma legal que limitase la actuación de partidos políticos y sindicatos como acusación popular.

Pero ayer Villegas cerró la puerta a abordar esa cuestión en estos momentos: «Creemos que no se puede ligar la supresión de los aforamientos con la limitación de la acusación popular». Para el número dos de Ciudadanos podría haber «problemas de constitucionalidad» en esa propuesta. Y en cualquier caso, entienden que se trata de «un debate nacional» porque «no existen mecanismos para hacerlo en Murcia». En contraposición, apunta a que la reforma de los aforamientos sí puede realizarse en ese caso particular porque la fórmula legal para hacerlo compete a la Asamblea Regional, vía reforma del Estatuto de Autonomía.

Y en cualquier caso, Villegas cree que un cambio como el que propone el PP «no podría estar desligado» de una reforma global de la Justicia «con otras reformas que se centren en el papel de los fiscales» y su independencia. Es decir, Cs cree que el planteamiento del PP cuanto menos excede el ámbito competencial de la Región de Murcia y por tanto no debe ser objeto de debate en esta negociación.