Casado, con Juanma Moreno, ayer en Algeciras - EFE

El PP teme que Vox despegue con más fuerza en las europeas

Casado refuerza su mensaje sobre la inmigración en su campaña andaluza

AlgecirasActualizado:

La irrupción de Vox en la campaña andaluza inquieta al PP sobre todo porque considera que es un voto inútil que solo podría beneficiar a la izquierda. Pero los populares están más preocupados por el despegue que pueda tener el partido de Santiago Abascal en las elecciones europeas de mayo, una cita que suele ser el caldo de cultivo perfecto para experimentos de todo tipo, y para que nuevos partidos tomen un impulso definitivo. Fuentes próximas a Casado admiten que a día de hoy no descartan que Vox repita una situación parecida a la de Podemos en 2014, cuando obtuvo 5 escaños en el Parlamento europeo.

Vox está ya ahí y las europeas son un escenario propicio como rampa de lanzamiento. Al ser una circunscripción única toda España, permite rentabilizar al máximo la suma total de votos. Solo en estas elecciones andaluzas, GAD3 calcula que Vox podría sumar unos 150.000 votos, entre las ocho provincias.

Ayer, en Algeciras, Pablo Casado aprovechó su mitin para volcarse en dos asuntos de los que Vox hace bandera: el discurso patriótico y la inmigración irregular. Rodeado de banderas de España y de Andalucía, en un pabellón abarrotado, defendió con fuerza la cosoberanía de Gibraltar. A su juicio, Pedro Sánchez no ha movido un dedo para defenderlo. Por eso le acusó de «traición», al dejar abandonada una negociación que el Gobierno de Rajoy dejó encarrilada, al conseguir que España tuviera voz decisiva en cualquier acuerdo sobre el Brexit que afectara al Peñón. Casado cree que Sánchez ha demostrado ser «corto de miras». «¡Qué irresponsable! El Brexit es una oportunidad para arreglar los problemas que preocupan a las familias del Campo». «Nosotros somos los únicos que pedimos un Gibraltar español», aseguró.

Casado entró de lleno en uno de los asuntos que Vox maneja con más radicalidad: la inmigración. El líder del PP criticó la política del Gobierno de Sánchez, que ha tenido un «efecto llamada» lesivo para los propios inmigrantes, y que ha beneficiado a las mafias. «Es una irresponsabilidad decir que puede entrar cualquiera. Ese cinismo, esa hipocresía y ese buenismo lo acaban pagando los inmigrantes a costa de las mafias». Pero también denunció a los que solo quieren «muros más altos», porque no resuelve un problema que irá a más en los próximos años por la presión demográfica en África. La solución pasa, a su juicio, por una política «realista», por la colaboración con los países vecinos y la cooperación con los de origen, vinculada al mercado laboral. «Hay que apostar por la cooperación de verdad para que África progrese, sin demagogias ni buenismos», advirtió.