El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa posterior a la segunda jornada de la cumbre europea celebrada el pasado viernes día 21 en Bruselas - EFE

Pedro Sánchez se someterá al debate de investidura el día 22 de julio

La primera votación será el día 23 y requerirá mayoría absoluta. Si no la obtiene, el día 25 solo necesitará mayoría simple

MadridActualizado:

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se someterá al debate de investidura el próximo 22 de julio, sin tener aún garantizados los apoyos parlamentarios necesarios para superar la votación. Los contactos entre los negociadores del PSOE y Podemos han sido mínimos desde la última reunión que el líder socialista y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se reunieron en Moncloa el pasado 18 de junio. Tampoco se ha abierto camino para una abstención de Ciudadanos o el PP.

En este marco, el pleno de investidura comenzará el lunes 22 a 12.00 horas con la intervención inicial de Pedro Sánchez para explicar su programa de Gobierno y pedir la confianza de la Cámara. La sesión se suspenderá tras su discurso y se reanudará a las 16:00 horas para la intervención de los líderes de las demás formaciones, en orden de menor a mayor. El debate continuará al día siguiente a primera hora, aunque el arranque está aún sin concretar.

La primera votación, que requiere el apoyo de la mayoría absoluta de la Cámara o 176 diputados, se celebrará el martes 23 de julio. Si, como todo apunta, no logra superarla, se convocará la segunda votación para el jueves día 25 y ya solo necesitará obtener el apoyo de la mayoría simple, o más votos a favor que en contra.

La fecha ha sido comunicada este martes por la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, tras hablar con el líder socialista por teléfono ya que éste se encuentra aún en Bruselas en la continuación del Consejo Europeo Extraordinario. La política catalana ha asegurado a los periodistas que durante la conversación -que ha durado unos diez minutos-, no se ha «contemplado la repetición de elecciones» ni la posibilidad de que el debate no fructique, ya que el diálogo se ha centrado en qué fecha «era la mejor para todo lo contrario, que la investidura fructifique en este mes de julio».

El objetivo, ha dicho, no es «que no se produzca solo un debate sino que el candidato obtenga la confianza de la Cámara, ésta ha sido la finalidad», ha asegurado. Para ello, ha dejado ese margen de veinte días desde hoy hasta la convocatoria del debate para que Sánchez «tenga la oportunidad de garantizar su investidura».

No obstante, no ha querido revelar nada sobre los nuevos contactos que va a llevar a cabo el líder socialista. «Es una decisión que toma el candidato y será él quien comunique los contactos que considere pertinentes». Ambos han coincidido en que «el país necesita un gobierno fuerte lo antes posible». En el caso de que tuvieran que repetirse las elecciones, la nueva cita con las urnas tendrá lugar el domingo 1o de noviembre.

Podemos vuelve a molestarse

La comparecencia de Meritxell Batet ante la prensa ha levantado ampollas en el aliado natural del PSOE, Podemos. Según fuentes del grupo, la política catalana no ha comunicado a la portavoz morada, Irene Montero, la fecha antes de anunciarla a los periodistas de manera que la noticia ha llegado a Podemos a través de los medios de comunicación.

No coincide esta versión, sin embargo, con la de Meritxell Batet quién ha asegurado haber comunicado la fecha a todos los representantes parlamentarios «un minuto antes de comparecer». Lo ha hecho por mensaje telefónico vía Whatsapp en el que ha indicado también que hablará con cada uno de manera individual a lo largo de la mañana. Ha lanzado la misma comunicación a los cuatro vicepresidentes de la Mesa. La diputada de la formación morada Gloria Elizo ocupa la vicepresidencia primera.

«La presidenta no tenía ninguna obligación de avisar a los representantes de los grupos y lo hecho por deferencia», subrayan fuentes de la presidencia. «No es nuestra culpa si no miran el móvil», subrayan, asegurando que todos los demás líderes parlamentarios han contestado agradeciendo a Batet la comunicación.

Debate largo

El debate de investidura se espera que sea más largo que los anteriores dado que serán ocho los grupos parlamentarios que intervendrán, uno más que la legislatura anterior, como consecuencia del aterrizaje de Vox al Congreso. Una extensión que se suma a la ya provocada en 2015 por la llegada de Podemos y Ciudadanos al Parlamento.

Sánchez dispondrá de tiempo libre de intervención. Los líderes de la oposición, en cambio, tendrán un tiempo limitado para exponer su posición: 30 minutos. Sánchez dispondrá de un segundo turno para contestarles y podrá hacerlo bien de uno en uno, bien de manera agrupada. De nuevo, no tendrá tiempo máximo.

A continuación, volverán a intervenir los líderes de la oposición. Será su última alocución en el debate de investidura, y dispondrán cada uno de un tiempo de diez minutos. Sánchez volverá a responderles y ésta intervención final cerrará el debate y dará paso a la primera votación.

Los 346 diputados -los cuatro diputados presos no estarán presentes- votarán uno a uno de manera pública por llamamiento, lo que unido a las numerosas intervenciones que tendrán lugar no permitirá conocer el resultado de la votación hasta última hora de la tarde o entrada la noche del día 23.

Si Sánchez no obtiene los 176 «síes» necesarios, se convocará la segunda votación para 48 horas después de la primera votación, el día 25 por la tarde. En esta nueva sesión, tendrá lugar primero un minidebate ya que Sánchez podrá intervenir durante diez minutos y los representantes de la oposición podrán hacerlo durante cinco minutos. Después ya podrá realizarse la segunda votación, de nuevo de uno a uno, que empezará y terminará aún más tarde que la del día 23.

En el caso de que esta votación también resultara fallida, Sánchez tendrá dos meses para seguir negociando y convocar un nuevo debate de investidura. Durante este tiempo, el Rey podría iniciar una nueva ronda de consultas con los representantes parlamentarios o mantenerse a la espera de que Sánchez emprenda nuevos contactos dado que es el único candidato que puede obtener los apoyos necesarios para superar la votación. Si el 23 de septiembre, el líder socialista no hubiera logrado ser investido, el Rey firmará el decreto de convocatoria de elecciones para su publicación al día siguiente, el día 24 de septiembre.