Pedro Sánchez, junto Donald Trump, Melania Trump y su esposa Begoña Gómez, en la recepción de 2018
Pedro Sánchez, junto Donald Trump, Melania Trump y su esposa Begoña Gómez, en la recepción de 2018 - EFE

Pedro Sánchez busca en la ONU un trampolín electoral

Viajan con él su esposa, los ministros Borrell, Carcedo, Ribera y decenas de cargos

Corresponsal en Nueva YorkActualizado:

España se encamina a sus cuartas elecciones en cuatro años después de la incapacidad de Pedro Sánchez de encontrar apoyos en el resto de formaciones políticas. Hoy se disuelven las Cortes, en la materialización del fracaso del partido más votado, el PSOE, a la hora de formar Gobierno. La fecha coincide con el desembarco de Sánchez en Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU.

La frustración y el malestar de buena parte del electorado con un candidato ganador que no ha hecho sus deberes no ha sido un impedimento para que el presidente en funciones acuda a la ONU.

Todo lo contrario: los cinco días que Sánchez pasarán en Nueva York son una precampaña en toda regla. El presidente interino ha llenado su agenda de intervenciones, posados con líderes internacionales y reuniones. Un calendario voluminoso, de poco peso político y mucha presencia pública, que le servirá para presentarse como un líder internacional ante un electorado fatigado.

También es voluminoso el séquito que le acompaña a la Gran Manzana. Con el Gobierno en funciones, han cruzado el charco junto a él su esposa, Begoña Gómez, y tres ministros -Josep Borrell, de Asuntos Exteriores; María Luisa Carcedo, de Sanidad, Consumo y Bienestar Social; y Teresa Ribera, de Transición Ecológica-, además de tres secretarios de Estado, la Alta Comisionada para la Agenda 2030 y decenas de cargos de sus equipos.

Buena parte de su actividad durante el día de hoy se centrará en la Cumbre sobre la Acción Climática, la gran prioridad para el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y donde España ha buscado tener un papel protagonista. Sánchez tendrá una intervención en la sesión inaugural de la Climate Week NYC, mantendrá un encuentro con jóvenes españoles activistas contra el cambio climático, intervendrá en la cumbre climática con la iniciativa de «transición climática justa» que España lidera con Perú y hablará también en una sesión en la ONU sobre «respuestas estratégicas contra las narrativas del terrorismo y el extremismo violento».

El martes será cuando el presidente interino ofrezca su discurso durante el debate de la Asamblea General de la ONU, a última hora de su primera jornada. También mantendrá un encuentro con Guterres y, en el acto de mayor relevancia de su visita, una reunión con el presidente de Irán, Hasan Rohaní. Será un encuentro delicado, ante la tensión entre la república islámica y EE.UU., Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos pocos días después del ataque con drones a las instalaciones de la petrolera saudí Aramco, de los que Washington responsabiliza a Teherán.

Esa noche quizá Sánchez tenga la oportunidad de sacarse una foto con Donald Trump, en la recepción que el presidente de EE.UU. ofrece a los jefes de Estado y de Gobierno.

No será hasta el miércoles cuando el presidente interino comparezca ante los medios de comunicación, en una visita con muchos discursos en foros de importancia relativa y apenas oportunidades para someterse a las preguntas de los periodistas.

El ministro de Exteriores defendió ayer la presencia de Sánchez en Nueva York. «Lo raro sería que no estuviera», dijo a los periodistas. «Hay cosas que no puede hacer porque está en funciones pero eso no quiere decir que no esté funcionando», dijo sobre el Gobierno.