Arnaldo Otegi saluda a David Fernández, miembro de la CUP - REUTERS

Otegi, tras salir de la cárcel: «El mejor lendakari y el mejor alcalde es el pueblo»

Dirigentes abertzales, expresos de ETA y políticos catalanes como Anna Gabriel y David Fernández arropan a Otegi

LogroñoActualizado:

«Lo único que quiero deciros para el final, porque ya sé que hay mucho morbo con respecto a este tema: que el mejor lendakari, el mejor alcalde, el pueblo». Arnaldo Otegi ha cerrado así, sin aclarar en público cuáles son sus planes de futuro, su primera intervención tras salir en libertad de la cárcel de Logroño, donde ha permanecido casi 6 años y medio, condenado por intentar refundar Batasuna.

En medio de una enorme expectación mediática, con familiares y la plana mayor de la «izquierda abertzale», además de representantes de otras fuerzas políticas como la CUP, aguardando desde primera hora de la mañana, y bajo la atenta mirada de efectivos de la Policía Nacional y la Guardia Civil, Otegi ha abandonado el centro penitenciario a las 8.55 de la mañana, con una bolsa deportiva de Sudáfrica en la mano, entre gritos de «independencia» y «lendakari» y a favor de la amnistía y el acercamiento de presos etarras. Desde una celda, minutos antes de que saliera, se ha agitado una bandera de la Real Sociedad.

Trs saludar en primer lugr a sus dos hijos, su mujer y su padre, el dirigente batasuno, elegido secretario general de Sortu cuando todavía se encontraba entre rejas, ha iniciado un lento paseíllo de unos 200 metros hasta el lugar donde la «izquierda abertzale« había dispuesto un escenario para que se pusiera por primera vez ante el micrófono. Entre ikurriñas y banderas por el acercamiento de presos, así como algunas «señeras» y de Andalucía, entre una nube de cámaras, Otegi ha ido repartiendo saludos y abrazos, avanzando con lentitud entre las decenas de personas que habían acudido a aguardar su salida del centro penitenciario.

Una vez subido al escenario, al que ha llegado tras casi veinte minutos, Otegi ha saludado puño en alto y ha aguardado a tomar la palabra a que tuviera lugar el protocolario «aurresku». Entonces ha llegado el momento del discurso. Primero en euskera y después en castellano. Dos minutos para cada intervención, que ha abierto con un «Gora Euskal Herria askatuta« («Viva el País Vasco libre»).

«Hace seis años y medio trataron de encarcelarnos y nos encarcelaron por hacer una apuesta por la paz. Y quiero felicitaros a todos vosotos por haber sostenido esa apuesta por encima de todas las provocaciones», ha proclamado Otegi. «Efectivamente, la paz es el camino. Pero en ese camino hay que llevar esa apuesta hasta el final. Y eso es lo que me propongo hacer con todos vosotros».

«Salimos como vascos e independentistas»

«Cuando nos metieron en la cárcel, nos metieron como vascos, y como vascos salimos. Como independentistas, y como independentistas salimos. Como socialistas, y como socialistas salimos», ha arengado a compañeros y correligionarios. «Tendremos ocasión de seguir hablando», ha apuntado durante su alocución, como dando a entender que no era el momento de concretar sus intenciones, por más que anoche, a través del «New York Times», anunciara su pretensión de ser el candidato de Bildu a lendakari, a pesar de encontrarse inhabilitado para ejercer cargo público hasta el año 2021.

«Hay quien dice que no existen presos políticos en el Estado español. Lo dicen con fruición, algunos con cierta animosidad. Pero solo hay que comprobar todas esas cámaras que nos están grabando para saber que, efectivamente, sí existen presos políticos en el Estado español», ha exclamado, a lo que algunos han replicado «¡Muchos!» desde el público. Y se ha extendido: «No existen todas estas cámaras cuando desde esta cárcel salen los presos sociales. No existen estas cámaras cuando expulsan a los inmigrantes de estas cárceles. No existen tantas cámaras cuando expulsan a la gente humilde, a la gente trabajadora de sus casas».

«Por eso lo que decimos es: para los que somos marxistas, las pruebas son lo que se contrasta con la realidad. Y la realidad es que aquí no habría todas estas cámaras si no supieran que aquí sale, como en otras muchas ocasiones, un preso político de una cárcel española», ha añadido.

Concluido el discurso quedaban todavía saludos. La cúpula de la «izquierda abertzale» se ha aprestado a «presentarle sus respetos» a Otegi. Abrazo tras abrazo, aprovechando la presencia de las cámaras, de dirigentes como Hasier Arraiz, con quien ha departido unos instantes y Pello Urizar. También han acudido a recibirle y saludarle históricos como Tasio Erkizia y Pablo Gorostiaga, el expreso de ETA Josu Zabarte, conocido como «el carnicero de Mondragón», así como David Fernández y Anna Gabriel, de CUP.

Doblete en Elgoibar

A las 18.30 llegará el segundo acto del día para Otegi. Será en la plaza de su pueblo natal, Elgoibar (Guipúzcoa), donde la «izquierda abertzale» le ha organizado un recibimiento para que se dé un baño de multitudes. El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, ha pedido que en todos estos actos se mantenga un dispositivo de vigilancia por si se detectara algún hecho que pudiera ser constitutivo de un delito de enaltecimiento del terrorismo.

Tampoco se espera que en Elgoibar Otegi haga grandes anuncios. Ese momento llegará, con toda probabilidad, el próximo domingo, cuando intervenga en el Velódromo de Anoeta, en San Sebastián, en lo que se prevé el prime gran mitin de Otegi, que una vez fuera de la cárcel se prepara para volver a empuñar las riendas de Bildu.