Mariano Rajoy durante su intervención en el Congreso del PP - EFE | Vídeo: Gran ovación a Mariano Rajoy en el Congreso del PP EP

Las líneas maestras del último discurso de Mariano Rajoy como líder del PP

El Partido Popular abre el congreso de la sucesión con un homenaje a su presidente: «Nos duele en el alma que nos dejes»

Pablo Casado nuevo presidente del PP

MadridActualizado:

En el último discurso de Mariano Rajoy como presidente del Partido Popular hubo una mezcla de emociones. La tristeza de la despedida se sumó al orgullo por haber dejado una España «incomparablemente mejor» al frente del PP, y también a la rabia por haber perdido el poder por una moción de censura que los populares no olvidarán nunca. Rajoy se centró en su legado y midió al milímetro sus palabras para no romper su neutralidad en estas primarias del PP. No hubo ninguna mención a los candidatos, pero sí una petición para que todos hablen con la cabeza muy alta de su labor como políticos.

El PP quiso que la primera jornada de este XIX Congreso Nacional extraordinario fuese un homenaje a quien ha sido su presidente nacional en los últimos 14 años, y presidente del Gobierno desde finales de 2011 a junio de 2018. Los candidatos a la sucesión, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, aceptaron esa tregua impuesta por la organización y evitaron nuevos choques. El gran duelo se producirá hoy, cuando ambos intervengan ante el plenario del congreso a partir de las 9.30, y luego cuando se sometan a la votación de los compromisarios, a las 11 de la mañana.

Que las emociones estaban vivas se notó en cuanto se abrió el congreso con el Himno Nacional, mientras la bandera de España ondeaba en una pantalla gigante. El presidente de la Comisión Organizadora, Luis de Grandes, se refirió a Rajoy como «el mejor presidente que ha tenido nunca el PP». «Nos duele en el alma que nos dejes», aseguró, con una confesión añadida: «Nunca retiraré tu retrato de mi despacho». La intervención de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, no fue menos emotiva. «Estoy aquí para decirte que no solo has sido un gran presidente: has sido el mejor presidente que hemos tenido. He disfrutado del inmenso honor de haber trabajado contigo a lo largo de 22 años y de formar parte de tu equipo».

Mariano Rajoy durante su discurso en el Congreso extraordinario del PP
Mariano Rajoy durante su discurso en el Congreso extraordinario del PP - EFE

Los aplausos a Rajoy fueron estruendosos, solo superados por la ovación al himno. En todas las intervenciones no hubo una sola mención al anterior presidente, José María Aznar, al que nadie pareció echar de menos. Aznar ni era compromisario ni estaba invitado, y lo cierto es que nadie se acordó de él, al menos en público.

A las seis y media de la tarde llegó el momento de la despedida de Rajoy, quien acudió acompañado de su esposa, Elvira Fernández. «Hoy es un día muy especial para mí. Vengo a despedirme como presidente del partido y a daros las gracias y no es este un discurso fácil. No es fácil despedirse», explicó Rajoy, quien no pudo evitar que se le escapara alguna lágrima a lo largo de la tarde.

Una España «mejor»

«Me aparto, pero no me voy, no podría», remarcó Rajoy. «He dejado mucho más de media vida en este partido, seguiré con vosotros aportando lo que se me pida lejos de los focos y de la primera línea a todos los que me lo soliciten y desde luego seré leal. Todos sabéis que yo sé lo que es leal», aseguró el aún presidente nacional, quien también sabe muy bien lo que significa ser desleal desde su propio partido. «Me quedaré como militante del PP y lo seré siempre», aclaró sobre su futuro, cuando en las últimas semanas se había hablado de la posibilidad de que fuera el nuevo presidente de honor, un puesto que ya ocupó Aznar.

El discurso de Rajoy, de unos 45 minutos, fue una reivindicación de su labor en tres frentes sobre todo: en la lucha contra la crisis económica, la respuesta al desafío independentista catalán y la lucha contra el terrorismo de ETA. Del primero recordó que deja una España «incomparablemente mejor», y los últimos años han sido «la historia de un éxito». Del segundo frente remarcó que hoy Cataluña no es independiente ni Puigdemont es presidente, y todos saben qué significa el 155. Y sobre ETA dejó claro que jamás cedió a la tentación de negociar con los terroristas ni de acercar presos.

Rajoy acabó con unas palabras para los futuros dirigentes del PP: «Sed responsables, tenéis pasado y presente, pero sobre todo tenéis futuro».