Ana Botella, secretaria de Estado de Seguridad y presidenta del Comité Especializado de Inmigración
Ana Botella, secretaria de Estado de Seguridad y presidenta del Comité Especializado de Inmigración - Efe

La inmigración no es un riesgo para la Seguridad Nacional, pero podría llegar a serlo

El Comité Especializado de Inmigración publica 45 reflexiones sobre el fenómeno desde el ámbito de la Seguridad

MadridActualizado:

La sede de la Representación en España de la Comisión Europea fue el escenario elegido para presentar ayer «El fenómeno migratorio en España. Reflexiones desde le ámbito de la Seguridad Nacional» encargado a 45 expertos por el Comité Especializado de Inmigración que asesora al Consejo de Seguridad Nacional para abordar desde un punto de vista multidisciplinar la realidad de la inmigración en nuestro país. La secretaria de Estado de Seguridad y presidenta de este Comité, Ana Botella, indicó que el trabajo constituye fundamentalmente «una reflexión con la mirada puesta en la Seguridad Nacional» en un doble sentido: primero, pensando «en un plan de contingencia ante la llegada extraordinaria de emigrantes», tal y como comandan la CE y Frontex, y segundo, con vistas al «tema estratégico, con proyección más allá del día a día y más allá de lo gubernamental».

Es una óptica estratégica, a largo plazo y que todavía no se ha hecho, lo que echan de menos las autoridades en materia de Seguridad Nacional de este gobierno, habida cuenta de que el fenómeno -como ayer destacaron distintos expertos- va a seguir, entre otros, porque la posición geográfica de España tan próxima a las costas africanas es la que es. En cuanto a si la inmigración constituye o no un riesgo para la seguridad, Markus González, profesor Titular de Derecho Constitucional y ex director general de Inmigración del Gobierno, estimó que «en sí misma no», aunque alertó de que «el problema es como se gestione esa entrada irregular: si no hay control, si no se atajan las redes, si no se combate el discurso xenófobo, puede convertirse en un riesgo para la seguridad».

El acto de presentación se vertebró en torno a dos mesas de debate, una sobre «Análisis del fenómeno migratorio» y otra titulada «Las políticas para la ordenación de los flujos migratorios», moderadas respectivamente por los periodistas Manuel Campo Vidal y Ángel Expósito. En ellas, los participantes lamentaron reiteradamente de que la realidad sobre la inmigración se construye a partir de percepciones distorsionadas, cuando no deliberadamente retorcidas, principalmente, por los medios de comunicación. Javier de Lucas, experto en derechos humanos y catedrático de filosofía del derecho y filosofía política, denunció la existencia de una «narrativa tóxica» sobre el fenómeno que contribuye a crear prejuicios en torno a la inmigración.

Entre las reflexiones más destacadas de la mañana se cuenta la del catedrático de Sociología de la Universidad de A Coruña Antonio Izquierdo, que ha subrayado que para «regular los flujos futuros» hay que «integrar bien» a los inmigrantes que están ya en España, puesto que son ellos «los que atraer y seleccionan a los inmigrantes que van a venir». Según sus cálculos, dos de cada tres inmigrantes que lleguen a España lo harán siguiendo ese patrón. En ese sentido, el profesor añadió que «la política de inmigración no es obstaculizar, es educar comportamientos y convencer de que existen otras vías para entrar en el país», al tiempo que lamentó la «obsesión numérica» que hay en torno a la inmigración.