Íñigo Urkullu durante el pleno de control al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez - EFE | Vídeo: Pedro Sánchez recibe en Moncloa al presidente del Gobierno vasco ATLAS

Urkullu lleva a La Moncloa su petición de más autogobierno

El lendakari vasco abre la ronda de Pedro Sánchez con los líderes autonómicos, y a éste le seguirá el presidente de la Generalitat, Quim Torra

MadridActualizado:

Pedro Sánchez arranca hoy lunes su ronda de reuniones con los presidentes autonómicos recibiendo en La Moncloa al lendakari vasco, Íñigo Urkullu. La reunión arranca a las 11.30 horas en el Palacio de la Moncloa.

El presidente del Gobierno tiene en su relación con el PNV uno de los puntos centrales de su política de alianzas. La moción de censura cayó del lado de Sánchez por la participación del nacionalismo vasco. La primera demanda que el ahora presidente tuvo encima de la mesa fue la de la estabilidad. Un deseo mutuo y algo que Sánchez ya le ha dado al PNV quebrantando su promesa de convocar elecciones «cuanto antes» y apostando por llevar la legislatura hasta el ecuador de 2020.

Hoy se pondrá a prueba la otra promesa que Sánchez hizo en el debate de la moción de censura, cuando quiso «hacer extensivo» al País Vasco la oferta de diálogo que planteó a la Generalitat de Cataluña. El presidente del Gobierno ya sabe lo que se va a encontrar por parte del lendakari, después de la reunión preparatoria que mantuvieron el viernes la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, y el portavoz del gobierno vasco, Josu Erkoreka.

Transferencias y presos

Tras esa primera toma de contacto y las declaraciones públicas de este fin de semana Sánchez ya conoce cuáles son las demandas con las que Urkullu va a llegar a su primera cita. Son esencialmente dos asuntos. El Gobierno vasco quiere que Sánchez se comprometa con un calendario para el traspaso de las competencias pendientes de transferir recogidas en el Estatuto de Gernika y que el ejecutivo vasco cifra en 37, entre las que se encuentran la gestión de aeropuertos, ferrocarriles y puertos. Pero las de más calado son la cesión de la gestión del régimen económico de la Seguridad Social o las competencias sobre el sistema penitenciario. Urkullu pedirá que Sánchez «defina un horizonte cierto para las transferencias pendientes».

En su discurso ante el parlamento vasco Urkullu también planteó que había que acabar con la «excepcionalidad» de la política penitenciaria tras el fin de ETA.

Y el Gobierno está abierto a abordar el debate sobre el acercamiento de los presos de la banda terrorista a cárceles del País Vasco una vez que ETA se ha disuelto. El Ejecutivo quiere separar esta cuestión de la que afecta a los presos del proceso independentista catalán. Porque en el caso de los presos de la banda terrorista ETA se trata de condenas en firme y se considera un asunto de especial sensibilidad. Pero la vocación del Ejecutivo es clara: «Obviamente, cuando las circunstancias cambian, se requieren de otras políticas», señaló la portavoz, Isabel Celaá, tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros preguntada por esta cuestión.

El orden que ha seguido la presidencia del Gobierno para fijar estas reuniones ha sido a partir de la antigüedad de inscripción de los estatutos de autonomía. Así, a la cita con Urkullu le seguirá el encuentro con el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, que tendrá lugar el 9 de julio. Y a continuación será el turno del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo (17 de junio) y de la presidenta de la Junta de Andalucía (23 de julio). Tras ellos será el turno del Principado de Asturias y de Cantabria, aunque todavía no se ha cerrado fecha para estos encuentros.