Urrusolo Sistiaga, durante un juicio en la Audiencia Nacional en 2010
Urrusolo Sistiaga, durante un juicio en la Audiencia Nacional en 2010 - EFE

El histórico etarra José Luis Urrusolo Sistiaga sale definitivamente de la cárcel

El que fuera cabecilla del sanguinario «Comando Madrid» se ha acogido a la vía Nanclares. Ha pasado entre rejas 19 de los 600 años a los que fue condenado por nueve asesinatos y dos secuestros

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Este domingo ha quedado en libertad definitiva tras 19 años en prisión el histórico etarra José Luis Urrusolo Sistiaga, ex responsable del «comando Madrid» de ETA en la década de los ochenta, y condenado a más de 600 años de cárcel por haber participado al menos en nueve asesinatos y los secuestros de los empresarios Emiliano Revilla y Diego Prado de Colón.

El histórico etarra ha visto adelantada su salida de prisión después de que se le descontasen recientemente cerca de 180 días de condena derivados de sus redenciones por estudios que no se le había tenido en cuenta.

Actualmente se encontraba acogido a la «Vía Nanclares», que agrupa a los reclusos de la banda partidarios del fin de la violencia, en la cárcel alavesa de Zaballa y había sido expulsado de la organización terrorista, han informado fuentes jurídicas y penitenciarias.

De 59 años de edad, y pareja sentimental de la también etarra arrepentida Carmen Guisasola, actualmente en libertad, Urrusolo Sistiaga estaba condenado por varios asesinatos y por los secuestros de los empresarios Emiliano Revilla y Diego Prado de Colón. En los últimos años había disfrutado de varios permisos ordinarios de salida de prisión.

En septiembre del año pasado, en una entrevista en la cadena Ser, Urrusolo Sistiaga dijo que los etarras causaban víctimas pero entonces pensaban «que había que hacerlo y no queríamos pensar mucho en la víctima en concreto». También dijo que se sentía «responsable de todas la víctimas, no solo de las que he causado».

Urrusolo Sistiaga fue condenado en España a 26 años y 8 meses por el asesinato en 1985 del director general y consejero del Banco Central Ricardo Tejero. También fue condenado a 45 años de cárcel por el asesinato en 1991 del empresario José Edmundo Casañ. En 2005 se le impusieron 296 años de cárcel por el asesinato de dos policías nacionales en 1991. Le condenaron a otros 38 años de cárcel en 2002 por pertenencia a banda armada, tenencia ilícita de armas y explosivos y falsedad documental.

Según los datos recogidos por Europa Press, en el año 2002 también fue condenado a 82 años y tres meses de cárcel por el asesinato en 1992 del comandante del Ejército del Aire Arturo Angera. Fue condenado a otros 58 años de prisión por el asesinato en ese mismo año de dos brigadas del Ejército, Virgilio Mas y Juan Antonio Querol. En 2007 fue condenado a otros 36 años y medio por el asesinato en 1992 del Tedax de la Guardia Civil Enrique Martínez y 34 años por la muerte de un albañil en el mismo atentado.