La ikurriña, bandera oficial del País Vasco, colocada en el Ayuntamiento de Tafalla, en Navarra
La ikurriña, bandera oficial del País Vasco, colocada en el Ayuntamiento de Tafalla, en Navarra

El PPN harto de ver ikurriñas en Navarra: «Si vuelven a ponerlas denunciaremos»

La presidenta del Partido Popular de la Comunidad foral ha enviado un comunicado a los Ayuntamientos donde les recuerda que el ordenamiento jurídico no ampara la exhibicion de otras banderas

Actualizado:

El PP de Navarra ha avisado a los alcaldes de los Ayuntamientos navarros que han sido condenados por colocar la ikurriña en sus Consistorios con motivo de las fiestas patronales que si vuelven a hacerlo podrían incurrir en delitos de prevaricación y desobediencia penados por el Código Penal.

Las advertencias se realizarán mediante el envío de burofax esta misma semana, previsiblemente mañana, según ha informado en rueda de prensa la presidenta del PPN, Ana Beltrán, quien ha asegurado que si hacen caso omiso al aviso y de nuevo este año vuelven a colocar la ikurriña en los Ayuntamientos o en dependencias municipales su partido presentará una denuncia por prevaricación.

Ayegui, Berriozar, Burlada, Estella, Etxarri-Aranatz, Barañain, Tafalla, Villava, Irurtzun, Bera, Olazagutia y Pamplona son los ayuntamientos que han sido condenados por colocar la ikurriña, «una actuación disconforme con el ordenamiento jurídico». Unos fueron condenados en costas y otros se allanaron antes de la sentencia, ha apuntado Beltrán, quien ha indicado que a todos ellos se dirigirán las misivas.

Las diferentes sentencias coinciden en que los Ayuntamientos carecen de cobertura legal porque la ley que derogó la de Símbolos «no regula ni ampara la exhibición de la bandera de otra comunidad autónoma distinta a la Navarra».

Las únicas banderas que pueden ondear son la de España, la de la Comunidad Foral y la del municipio, ha subrayado Beltrán, quien ha recordado que su grupo ha presentado una proposición de ley foral para que sean los alcaldes y los concejales responsables de dichas condenas los que asuman las costas, es decir que «se cumpla el principio de que quien la hace la paga».

«Las sentencias deben cumplirse y tenerse en cuenta mientras no cambie la ley», ha aseverado Beltrán, quien, ante el próximo inicio de las fiestas patronales, ha justificado su iniciativa argumentando que no quieren ver «otra vez una proliferación de ikurriñas» porque eso «supone contravenir el ordenamiento jurídico» y en estos casos además supondría hacerlo «a sabiendas», puesto que con las resoluciones judiciales no pueden alegar desconocimiento.

Eso puede suponer un delito de prevaricación, que conlleva una pena de inhabilitación para el empleo o cargo público y para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo de 9 a 15 años.

Esto es lo que les van a comunicar en los burofax, en los que, además de citar cada sentencia concreta, recuerdan a los primeros ediles que existen fallos similares en otros Consistorios. A continuación les recuerdan que el ordenamiento jurídico, que dice: «colocar la bandera de la Comunidad Autónoma Vasca en un Ayuntamiento navarro es una actuación disconforme con el ordenamiento jurídico y por tanto es una resolución arbitraria, que es absolutamente injusta».

Beltrán ha remarcado que van a permanecer «muy atentos» y no dudarán «en ningún momento» en presentar la denuncia correspondiente puesto que no van a «consentir que se falte al respeto a los navarros y a la ley».