Granados, a su llegada a la Audiencia Nacional
Granados, a su llegada a la Audiencia Nacional - EFE

Granados aporta facturas falsas para probar la supuesta financiación ilegal de Aguirre

El supuesto cabecilla de la Púnica sugiere que la Comunidad de Madrid cubrió gastos electorales

MadridActualizado:

Francisco Granados ha aportado este jueves unas facturas falsas que, según su declaración, probarían la financiación irregular de las campañas de Esperanza Aguirre. Granados, que declara por tercera vez en la Audiencia Nacional como supuesto cabecilla de la trama Púnica, ha explicado que ha hallado las facturas en su domicilio y que les ha dado importancia ahora, tras revisarlas.

Las facturas se corresponderían con servicios cargados a la Consejería de Justicia de la Comunidad dirigida por Alfredo Prada, a quien ha señalado y a quien él sucedió en el cargo. Siempre según la versión de Granados, esas facturas giradas a periodistas encubrían conceptos falsos que en realidad sufragaban gastos de publicidad electoral.

El antiguo número dos de Esperanza Aguirre, acusado de recibir sobornos y amañar contratos para enriquecerse, no se ha expresado muy categorico y ha señalado que cree que esos conceptos son falsos. Es la primera vez que aporta documentos.

El supuesto cabecilla de la Púnica no ha sabido cifrar los cargos ni concretar la fecha, aunque Prada permaneció en ese cargo entre 2003 y 2008. Una de las campañas bajo sospecha es la de las elecciones autonómicas y municipales de 2007. Siempre según las sospechas de Granados, que ha cargado en su comparecencia contra la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, esas facturas encubrían conceptos falsos, cantidades engordadas, que en realidad sufragaron gastos de publicidad electoral.

Los servicios prestados a la Comunidad fueron, según Granados, firmados por el expresidente de Telemadrid Álvaro Renedo y el periodista fallecido Germán Yanque. El exconsejero madrileño ha argumentado que es sospechoso que ambos se encargaran de un estudio sobre reinserción de menores, realizado egún él por la firma Gimso. Granados alega que esto apuntala sus acusaciones de que Esperanza Aguirre e Ignacio González manejaron una contabilidad «paralela» para las campañas.

En sus anteriores comparecencias, Granados aseguró que no disponía de pruebas sobre sus palabras porque no se marcha de los cargos públicos con documentación. Así se defendió de las críticas de que cargaba contra Aguirre, González y hasta la actual presidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes sin pruebas. Esta vez, sin embargo, ha aportado las facturas que él califica de falsas. Cifuentes se ha querellado contra él en un proceso por el que Granados deberá declarar el próximo miércoles.