Pablo Casado, junto a su número dos, Teodoro García Egea/ Vox se reivindica como «proyecto político propio» frente al PP - EFE/ ATLAS

Génova admite que aún no está cerrado el debate interno sobre si incluir a Vox en España Suma

Acordará con los barones la implantación de esta plataforma en cada territorio

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La posible repetición de las elecciones generales el 10 de noviembre ha acelerado el debate sobre la marca España Suma, que el PP ha registrado este verano ante la previsión de una futura reunificación del centro-derecha. Pero la ansiedad por lograr esa unión para poder vencer a la izquierda ha dejado al descubierto diferencias internas en el PP sobre el quién, el cómo y el dónde debe presentarse «España Suma» o sus derivadas territoriales. Desde Génova se subrayó ayer que se hablará con todos los barones y se acordará con ellos la estrategia y la mejor fórmula en cada territorio.

Pablo Casado reunió ayer por primera vez al nuevo Comité de dirección del PP, después de los cambios profundos que introdujo en el organigrama del partido a finales de julio. Según explicó Javier Maroto en ABC el domingo pasado, hasta ahora ningún órgano interno había debatido ni un minuto sobre la iniciativa España Suma, ni sobre los detalles o los partidos que deben estar incluidos en ella. Ayer fue, por tanto, la primera reunión en la que se trató este asunto, que es prioritario en la agenda del PP. Casado advirtió en la apertura de curso en Ávila que solo la unión del centro-derecha logrará echar a Sánchez de La Moncloa. El problema es que la vuelta precipitada a las urnas, si Sánchez no logra un acuerdo con sus socios, ha impedido que España Suma cuaje a tiempo.

El socio prioritario es Ciudadanos, pero de momento el partido de Albert Rivera ha dado un «no» rotundo como respuesta, aunque la invitación formal no ha llegado a producirse. Casado y Rivera ni siquiera han hablado de este asunto, según confirmaron ayer fuentes del PP. Los populares no han presentado una propuesta formal, porque, para empezar, ni ellos mismos conocen aún matices y el contenido exacto.

La fórmula «Navarra Suma», que aunó a UPN, PP y Ciudadanos en la Comunidad Foral, es el ejemplo que sirve al PPpara hablar del «éxito» de la iniciativa. Esa unión permitió al centro-derecha recuperar la Alcaldía de Pamplona, antes en manos de Bildu, mientras que en Navarra ganaron las elecciones, pero los socialistas se hicieron con el poder gracias a sus pactos con la izquierda radical y los independentistas.

En el País Vasco, donde las elecciones autonómicas están relativamente cerca, el PP ve serios problemas para pactar con Ciudadanos por las críticas de este al Concierto Económico. Pero admiten que si se suman los votos, el resultado sería bien distinto. Para empezar, en abril habrían obtenido al menos un escaño por Álava, el de Maroto. El PP rechaza aquí a Vox de entrada. Los populares vascos ni se plantean que pudiera incluirse en un «País Vasco Suma».

En Galicia, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se ha mostrado reticente a presentar «España Suma» o «Galicia Suma» en su Comunidad, al considerar que no es necesario, porque ahí el PP ocupa el espacio de centro-derecha prácticamente sin rival.

El pacto con Vox

En las Comunidades donde se han negociado los pactos de investidura de Gobierno con Ciudadanos y con Vox, las reticencias son menores. La experiencia dice al PP que ahí el acuerdo es posible, aunque sea haciendo equilibrios y actuando de mediador entre los partidos de Rivera y Abascal. Sería el caso de Madrid o Murcia. El PPno se plantea un rechazo frontal a Vox, pues depende de sus votos.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, explicó ayer, después del Comité de dirección, que no está cerrado aún el análisis o debate interno sobre qué partidos deben participar en la plataforma de coalición electoral, ni en qué lugares debe presentarse. Pero sí dejó claro que España Suma no está pensada exclusivamente para unir los votos en el Senado, y tratar de impedir ahí una nueva mayoría del PSOE. España Suma, subrayan en el PP, también tiene su objetivo en el Congreso, para formar una mayoría que frene a Sánchez y a sus socios y evite así «la ruina» de una nueva crisis económica con más destrucción de empleo.«Ese es el primer objetivo».

En las pasadas elecciones generales, el PP propuso presentar listas conjuntas a Ciudadanos en el Senado, pero Rivera rechazó la oferta de Casado. Los populares también llegaron a pedir que Vox no se presentara en alguna circunscripción en la Cámara Alta, para que sus votos no quedaran en nada. En las generales del 28 de abril, los candidatos de Vox al Senado consiguieron casi seis millones de votos acumulados en toda España, y cero escaños en la Cámara Alta. Los votos acumulados de Ciudadanos fueron más de 10 millones, y solo consiguió cuatro senadores.

García Egea defendió ayer que España Suma es un concepto «en el que muchos españoles se sienten identificados y tiene mucho que ver con lo que hemos sido capaces de construir en gobiernos autonómicos y locales, gobiernos de libertad que han evitado que la izquierda haga lo que está haciendo a nivel nacional, que es hundir la economía y restringir las libertades».

El número dos del PP admite que hay que «asentar y aterrizar» la idea de España Suma, y para ello ve «bonito debatir», sin dejar pasar la oportunidad de ponerla en marcha.