José Manuel García-Margallo, el viernes en su despacho del Ministerio de Asuntos Exteriores
José Manuel García-Margallo, el viernes en su despacho del Ministerio de Asuntos Exteriores - DE SAN BERNARDO
ENTREVISTA

García-Margallo: «Si no hay Gobierno, una declaración del Congreso podría disolver las Cortes»

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, sobre la investidura de Rajoy: «No parece que tenga mucho sentido ir al Parlamento para decir que no estás en condiciones de cumplir el mandato que te ha hecho el Rey»

MadridActualizado:

Ministro de Mariano Rajoy desde hace 1.677 días, José Manuel García-Margallo (Madrid, 1944) nunca pudo imaginar que de ellos, 217 (y lo que queda) lo sería en funciones. Recibe a ABC recién llegado del Consejo de Ministros, en funciones también, que ha aprobado pedir que el Tribunal Constitucional abra la vía penal contra la presidenta del Parlament de Cataluña, Carme Forcadell, después de permitir una declaración de secesión, colocando a la institución autonómica fuera de la ley. Será asunto de la entrevista, pero antes, «la cuestión» por antonomasia.

Tradúzcame, por favor, la decisión de Rajoy: ¿Va a ir o no a la investidura?

Rajoy ha aceptado el encargo del Rey de intentar formar Gobierno, como establece el artículo 99 de la Constitución. Y para formar Gobierno es obvio que es necesario que haya cooperación de los dos partidos constitucionalistas: PSOE y Ciudadanos.

Luego si no halla el apoyo de esas dos formaciones ¿no se arriesgará a una investidura fallida?

Si no hay una cooperación activa de esos dos partidos, es obvio que es imposible formar Gobierno. Y comparecer en las Cortes para una investidura fallida solo tendría sentido para poner en marcha el reloj de la democracia. No parece que tenga mucho sentido ir al Congreso para decir que no estás en condiciones de cumplir el mandato que te ha hecho el Rey.

Si no hay pacto, no habrá investidura y, por tanto, no habrá fecha de elecciones «ad eternum»...

No es así. Bastaría con una declaración del Parlamento, que es el soberano, diciendo que no hay nadie que forme Gobierno y que, en ese momento, quedan disueltas las Cortes. O lo que es más probable, que empiezan a correr los dos meses para que se disuelva el Legislativo.

¿Sin cambiar la Constitución?

Hay un precedente que es el que se usó en el llamado «tamayazo» en la Asamblea de Madrid. Y el informe del Consejo de Estado decía que esa solución es perfectamente posible.

Pero el Estatuto madrileño dejaba una laguna al respecto y la Constitución no está claro...

Hay una cosa de sentido común, y es que en Derecho no puede haber lagunas. Es verdad que eso no se previó. Por tanto, hay una laguna que hay que colmar. No podemos estar en funciones hasta 2030. Y por tanto hay que acudir al órgano donde reside la soberanía popular. El Parlamento está en condiciones de decir que se ha constatado que no hay un candidato que pueda formar Gobierno y es obvio que no podemos seguir eternamente con un Gobierno en funciones. Luego declárense disueltas las Cortes.

Deduzco pues que Rajoy solo se presentará si tiene seguro salir elegido...

En lo que conozco a Mariano Rajoy, es una persona que opera con método. No acumula nunca problemas, sino que intenta solventarlos uno a uno. Y no anticipa los tiempos. Ahora estamos en el intento de formar Gobierno.

¿Qué ha hecho pensar a Rajoy que ahora puede conseguirlo, a diferencia de lo que ocurrió tras el 20-D cuando declinó intentarlo?

Pues que después del 20 de diciembre sí había otras opciones de Gobierno. De hecho Sánchez ensayó una. Y ahora no hay más que la de Rajoy.

¿Descarta que el líder del PSOE lo intente si Rajoy no va a las Cortes?

La solución alternativa -PSOE, Podemos y partidos como Convergencia y ERC- es absolutamente inviable, sobre todo después de la declaración del Parlament. Intentar formar Gobierno apoyado por esos partidos, que han dado un salto cualitativo y que están en la desobediencia al TC, es impensable. Por tanto, cualquier solución pasa por el PP. O por disolver las Cortes e ir a terceras elecciones.

Devolver la palabra a los españoles ¿qué significaría?

Un desastre de proporciones bíblicas. Por lo que he visto en las encuestas, el PP subiría, Ciudadanos bajaría y no sé lo que pasaría con la izquierda. Pero la ecuación no variaría sustancialmente. Lo que suba el PP no compensaría lo que baja Ciudadanos. Por tanto, estaríamos otra vez en las mismas. Y lo único que no podemos practicar es el tancredismo, yendo a elecciones cada tres meses.

En la oposición acusan al presidente en funciones exactamente de eso...

Mire, el presidente ha mandado un documento en el que se incluyen nuestras propuestas. Ahora, va a remitir otro con los posibles pactos, que completa el anterior. Lo que esperamos es que esos partidos se den por enterados y nos comuniquen qué aportan. En la nueva cultura de mestizaje político, todos hemos de aportar. Respetando el marco constitucional, la soberanía de todos los españoles, la unidad de la nación... lo demás puede discutirse. El método para hacer un Gobierno es saber cuáles son los desafíos a los que nos enfrentamos. Y una vez analizados, hay que saber qué fórmulas se necesitan para resolverlos.

¿Con 137 diputados se pueden gestionar esos desafíos? ¿No sería un Gobierno con pies de barro?

Ese gobierno con 137 escaños es factible pero es la peor de todas las situaciones. Siempre he creído que un Gobierno con los tres partidos constitucionalistas le daría el músculo suficiente para afrontar con garantías esos desafíos. Si eso no fuera posible, la segunda opción sería un Gobierno con 170 diputados (PP, Ciudadanos y CC) con acuerdo en asuntos importantes con el PSOE, como la refundación de la UE, el desafío secesionista y la lucha contra el terrorismo. Y si no, el Gobierno en minoría.

Habla de oferta programática pero es que Albert Rivera, sin cuyo apoyo explícito el PSOE no aceptaría la abstención, ha vetado a Rajoy, dice que no es la persona indicada, por la corrupción, para liderar esta etapa...

Rajoy ha lidiado el toro más complicado que se ha lidiado en España y lo ha hecho con éxito. Pero es que además ha ganado dos elecciones. No es bueno meterse en matrimonios ajenos e intentar imponer decisiones a otros partidos sobre todo cuando su líder ha ganado dos veces. En UCD se fue a por la cabeza de Suárez para dinamitar a su partido. La experiencia de los vetos es nefasta.

¿Y qué le hace pensar que Rivera cambiará su decisión?

Siempre he confiado en el patriotismo de Rivera. Es catalán y sabe lo que está pasando en Cataluña. Y sabe también que, como dejó escrito Cambó, una secesión en Cataluña solo triunfaría si España estuviera inmersa en un conflicto interno o envuelta en un conflicto exterior. Cuando el Gobierno está en funciones o es débil, los separatistas avanzan. La clave está en Ciudadanos. Y luego en el PSOE.

¿Rajoy no es, pues, negociable?

Rotundamente no. En democracia tú no puedes cambiar el resultado de las urnas en una mesa de café.

¿Quiere seguir de ministro si Rajoy forma Gobierno?

No es un problema que me quite el sueño. En «Casablanca», cuando Isa le pregunta a Rick, qué va a ser de ellos, él contesta: qué importa el destino de personas como nosotros en un mundo enloquecido como este.

«Si Gibraltar quiere seguir en la UE solo puede hacerlo dentro de España»

¿El Brexit soluciona Gibraltar?

Cambia la situación. Gibraltar no forma parte del Reino Unido, según jurisprudencia de la Corte Europea. Los tratados solo se aplican en aquellos territorios cuya política exterior la asuma un miembro de la UE, en este caso, el Reino Unido. En el momento en que ese país sale, Gibraltar sale. Si Gibraltar quisiese seguir, un Estado de la UE tendría que asumir sus relaciones exteriores y el único Estado que podría hacerlo es España. Nosotros le proponemos a Gibraltar cosoberanía entre el Reino Unido y España durante un tiempo, transcurrido el cual se reintegraría en la soberanía española. Sus habitantes podrían conservar la nacionalidad británica, a la que se añadiría la española, y tendrían un Estatuto de Autonomía, como establece el artículo 144 de nuestra Constitución. Estamos intentando convencerles de que cuanto antes lo acepten será mejor para todos; lo contrario podría paralizar las inversiones en esa colonia.

La población parece no estar de acuerdo con esa solución...

Los gibraltareños tienen que saber que no habría verja ni controles, podríamos aprovechar conjuntamente el aeropuerto, ahora paralizado, y eso se traduciría en un marco beneficioso para todos.

Dicen que quieren seguir los pasos de Escocia.

Pero Escocia forma parte del Reino Unido, y Gibraltar no. Escocia no es una colonia, y Gibraltar sí. No estoy seguro de que Escocia quiera iniciar negociaciones bajo el mismo paraguas que Gibraltar.