El presidente de la Generalitat, Quim Torra, pronuncia una conferencia en Stanford - EFE

Un cónsul español deja en evidencia a Torra en Estados Unidos: «Hay que respetar las leyes»

Diego Muñiz le replicó al presidente de la Generalitat de Cataluña en la Universidad de Stanford: «La Constitución española no acepta la posibilidad de que una comunidad autónoma convoque un referéndum»

Actualizado:

En su empeño victimista por ganarse la gracia y aceptación en el exterior, el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, acudió al Instituto Martin Luther King Jr., afiliado a la Universidad de Stanford en California, para defender el derecho a la autodeterminación de esa comunidad autónoma y no dudó en acusar a España de tener «presos políticos».

Invitado por el director del instituto, Clayborne Carson, Torra habló ante cerca de un centenar de asistentes, a quienes explicó su perspectiva sobre la situación que se vive en Cataluña y los hechos ocurridos desde la celebración del referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre de 2017. «Nuestros líderes sociales y políticos han sido encarcelados injustamente por una rebelión que jamás cometieron. Llevan un año en prisión. Un año sin sus familias, sin sus amigos, sin libertad y en el que sus derechos civiles y políticos han sido violados», indicó Torra en declaraciones recogidas por Europa Press.

Sin embargo, el «azote» del presidente regional estaba entre los asistentes. Al terminar la conferencia, el director del instituto, Clayborne Carson, abrió una ronda de preguntas para los estudiantes, la última de las cuales quedó reservada para el cónsul español en San Francisco, Diego Muñiz. Fue este último quien comenzó a dejar en evidencia a Torra ante todos los presentes. «La Constitución española no acepta la posibilidad de que una comunidad autónoma convoque un referéndum», dijo, según puede verse en un vídeo del acto. El cónsul afirmó de la Carta Magna española «que todo el mundo está de acuerdo en que es democrática».

Además, Muñiz expresó que, desde el pasado mes de junio, en España hay un nuevo presidente del Gobierno, con el que Torra se ha reunido varias veces, que quiere tener con el Gobierno catalán un diálogo «abierto y franco», pero en el marco constitucional, y le recordó que debe «respetar las leyes».