Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, en una imagen de archivo - ÓSCAR DEL POZO | Vídeo: La cuarta moción de censura en la democracia española ATLAS

Las claves de la moción de censura de Pedro Sánchez

El debate se celebraría en junio y el líder del PSOE necesita sumar el apoyo de 176 diputados para desbancar a Rajoy

MadridActualizado:

La moción de censura encabezada por Pedro Sánchez registrada el pasado viernes ha sido admitida a trámite por la Mesa del Congreso en su reunión de este lunes, y se celebrará el jueves y el viernes. Será por tanto el 31 de mayo y el 1 de junio. El presidente Mariano Rajoy había planeado celebrar el Debate sobre el estado de la Nación en junio.

Candidato a presidente

La legislación establece que la moción de censura es un instrumento que sirve para formalizar la exigencia de responsabilidades políticas al Gobierno y que tiene una serie de normas: para presentarse requiere la firma de al menos una décima parte del Congreso (35 diputados) y el nombre de un candidato a la presidencia, se permite proponer sobre la marcha otras mociones con otros aspirantes, y al final para triunfar es preciso sumar la mayoría absoluta (176 votos).

Plazo de cinco días

La moción de censura del PSOE, que va firmada por sus 84 diputados, presenta la candidatura de Pedro Sánchez con un escrito motivado justificando su presentación. El texto, una vez calificado por la Mesa del Congreso, ha sido enviado tanto al presidente del Gobierno como a los portavoces de los distintos grupos parlamentarios.

El órgano de gobierno de la Cámara ha abierto un plazo de dos días siguientes para dar la oportunidad de presentar mociones con candidatos alternativos, para las que se exigen los mismos requisitos y que, en su caso, se debatirán conjuntamente.

Para dar tiempo a este proceso, la votación de la moción o mociones de censura se celebrará entre el jueves y el viernes. Y si hubiera más de una moción de censura, se votarán según el orden del presentación, pero en todo caso, sólo saldrá adelante la primera que reúna la mayoría absoluta, lo que exige el apoyo de 176 diputados.

156 votos, insuficientes

Pedro Sánchez ha hecho un llamamiento a todos los diputados del Congreso, incluyendo a los de partidos independentistas. De entrada, tiene asegurado el apoyo sin condiciones de los 67 diputados de Unidos Podemos, y de los cuatro de Compromís, con lo que cuenta con 155 votos. Se da también por seguro el voto de Nueva Canarias, socio electoral del PSOE que aporta un diputado y que, eso sí, no quiere que se alteren los acuerdos que llegó con el Gobierno de Rajoy para los Presupuestos.

A partir de ahí, y una vez que Ciudadanos se ha desmarcado de la moción de censura, el PSOE necesita asegurar el apoyo de los independentistas catalanes de ERC y del PDECat, que suman 17 votos y que exigen respeto para su presidente de la Generalitat, Quim Torra, y al final todo dependerá del PNV, cuyos cinco votos ya fueron determinantes para que Rajoy sacara adelante sus presupuestos.

Suma de escaños para la moción de censura de Pedro Sánchez
Suma de escaños para la moción de censura de Pedro Sánchez - ABC

Discurso de Sánchez

El debate de la moción de censura, según el Reglamento de la Cámara, se inicia con la defensa de la propuesta, sin límite de tiempo, por parte de uno de los diputados que firman la iniciativa, y, a continuación, también sin límite de tiempo, podrá intervenir el candidato a la Presidencia propuesto en la moción para que exponga el programa político de su hipotético Gobierno.

Aunque Pedro Sánchez no es diputado, nada impide que pueda ser candidato a la Presidencia del Gobierno. Tras el correspondiente receso que decida la Presidencia de la Cámara, será el turno de los portavoces de los distintos grupos parlamentarios, que contarán con treinta minutos para intervenir y diez minutos de réplica.

176 votos

Una vez debatida la moción, se procederá a su votación y, en caso de reunir al menos 176 votos necesarios para ser aprobada, la Presidencia del Congreso deberá comunicarlo inmediatamente al Rey y al presidente del Gobierno, puesto que el candidato a presidente se entenderá que ha recibido la confianza de la Cámara.

En caso de que la moción fuese rechazada, los firmantes de la misma no podrán firmar otra durante el mismo período de sesiones, según establece la Constitución, por lo que, en ese escenario, los diputados del PSOE no podrían volver a plantear otra moción hasta septiembre.