Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno
Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno - EFE

Calvo acusa a las «tres derechas» de no aceptar la Constitución

La vicepresidenta del Gobierno dice que PP, Ciudadanos y Vox protagonizan una «involución democrática»

MadridActualizado:

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha acusado a PP, Ciudadanos y Vox de no aceptar la Constitución con sus ataques al Gobierno y su insistencia en que convoque elecciones. La número dos de Pedro Sánchez engloba a los tres partidos en un frente de derechas al que acusa de protagonizar una «involución democrática».

«Estamos delante de una derecha que tiene tres partidos pero que es una, que todavía no acepta la Constitución», ha asegurado Calvo en una entrevista en RNE, respondiendo a las críticas de la concentración de este domingo en Colón donde, ha dicho, se puso en entredicho la legitimidad del Gobierno.

Calvo ha defendido que el Ejecutivo de Sánchez tiene la misma legitimidad que el anterior Gobierno de Mariano Rajoy porque salió de los escaños del Congreso de los Diputados.

«Estamos en una involución de 40 años de cultura política democrática, donde este país había avanzado mucho en convivencia. Hay algunos asuntos que están traspasando unos límites inquietantes», ha recalcado.

«No aceptan la moción de censura, es en lo que están. Ayer se denominaba al gobierno anticonstitucional, lo que es vulnerar la Constitución con solo decirlo», ha insistido la vicepresidenta, quien ha asegurado que la petición que le hacían a Sánchez de convocar elecciones nada más vencer la moción de censura infringía la propia Constitución, ya que la convocatoria depende del poder ejecutivo y no del legislativo.

En su opinión, «hay asuntos que están traspasando una línea verdaderamente inquietante». Calvo ha querido dejar claro que el Gobierno «no ha aceptado nada» y ha insistido en que quiere mantener el diálogo para resolver la crisis de Cataluña dentro de la Constitución.

Pero ha advertido que «no se puede aceptar de ninguna de las maneras que el punto tiene que ser que hay un derecho a romper un territorio de España». «Eso es inaceptable», ha garantizado.

La vicepresidenta ha señalado, además, que la crítica a la denominada figura del « relator» es una «polémica sin sustancia» que la derecha ha utilizado.

Preguntada por la posibilidad de un «superdomingo electoral» el 26 de mayo, ha respondido que el Gobierno está concentrado en los presupuestos generales del Estado y que, si finalmente se rechaza su tramitación, el Ejecutivo continuará trabajando al día siguiente en plenas facultades.