El extesorero del PP Luis Bárcenas, en su declaración ante el Tribunal Supremo
El extesorero del PP Luis Bárcenas, en su declaración ante el Tribunal Supremo
Audiencia Nacional

Bárcenas declara por primera vez como acusado por la trama Gürtel señalado por Correa

La Fiscalía pide para él 42 años y medio de cárcel por cobrar comisiones y esconder su fortuna en Suiza

MadridActualizado:

El antiguo gerente y tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas declara por primera vez como acusado en un juicio penal por la corrupción de la trama Gürtel, y lo hace señalado por su antiguo socio Francisco Correa, el capo de la red, quien reconoció gran parte de las acusaciones y trató de llevarse a Bárcenas por delante.

Según la confesión controlada de Correa, quien busca que la Fiscalía se apiade y rebaje su petición de 125 años de prisión, Bárcenas cobró comisiones por influir en políticos y funcionarios del PP para que adjudicaran contratos a la trama Gürtel.

La Fiscalía también acusa a Bárcenas de meter la mano en la caja del PP y de apropiarse de «como mínimo» 299.650,61 euros que no eran suyos. Según el Ministerio Público, el antiguo gerente del PP aprovechó para ello la contabilidad B que manejó en el seno del partido junto a Álvaro Lapuerta, cuya existencia acreditó el juez Pablo Ruz y que será juzgada en otra causa en la Audiencia Nacional.

El Ministerio Público, que pide para él 42 años y 6 meses de prisión, también le acusa además de cobrar comisiones por favorecer a la trama corrupta y por esconder en cuentas bancarias en Suiza toda la fortuna que acumuló. Bárcenas llegó a ocultar en el país helvético hasta 48,2 millones de euros, que él siempre ha justificado por su habilidad en el negocio de compraventa de obras de arte.

En la vista oral, el antiguo gerente y tesorero del PP tiene que defenderse con todas sus armas, ya que la versión de la Fiscalía se ha reforzado con la confesión de Correa. Es la primera vez que Bárcenas declara en un juicio acusado por las fechorías de la trama Gürtel, uno de los símbolos de la corrupción reciente en España. Los abogados del extesorero buscarán contrarrestar los argumentos del capo de la red, justificando sus acusaciones en la mala relación que surgió entre ellos cuando Bárcenas cortó el grifo de los negocios con el PP, y los de la Fiscalía Anticorrupción, quien le acusa de cohecho, 17 delitos fiscales, blanqueo de capitales, falsedad documental, apropiación indebida y tentativa de estafa procesal.

Sin relación con el capo

En su escrito de defensa, Bárcenas negó haber colaborado con todas las personas acusadas de la trama Gürtel y haber obtenido «beneficios» o comisiones por favorecer a firmas de la estructura de Correa. Según su versión, su cargo no le permitía intermediar en adjudicaciones públicas. También aseguró que no mantuvo ninguna relación personal «y menos aún» empresarial con el capo de la red. El Ministerio Público alega, sin embargo, que Bárcenas utilizó su influencia política para corromper a políticos y funcionarios de Castilla y León entre 2002 y 2003 y que consiguió a cambio dinero en efectivo y viajes pagados. Él explica que contrató viajes con Pasadena (firma de la Gürtel) porque allí trabajaba su hermano.

Uno de los indicios que sustentan las acusaciones de Anticorrupción es la identificación de Bárcenas como la persona que está detrás de la expresión «Luis el cabrón», que aparece en la contabilidad incautada a la trama como un beneficiario de 72.000 euros en negro en el año 2007. Los letrados del extesorero niegan esta vinculación y acusan a la Fiscalía de «afán persecutorio» contra Bárcenas. Correa y Pablo Crespo, la mano derecha del capo, aseguraron que así se referían al empresario Luis Delso, aunque la empleada Isabel Jordán señaló a Bárcenas.

El extesorero también niega haberse apropiado de dinero de la contabilidad opaca del PP y sus abogados lamentan que el relato de hechos de las acusaciones «fomente el error de que Bárcenas tendría un patrimonio oculto en Suiza procedente de los recursos del PP». «La verdad no vende titulares», aseguran. Aun así, los letrados han tratado de que el tribunal no pueda valorar los datos llegados desde Suiza sobre sus cuentas bancarias, alegando que allí no existe el delito fiscal, pero las autoridades helvéticas han autorizado al final el uso de la documentación.

Ha llegado la hora de la verdad para Bárcenas, sobre quien Ahora, le toca defenderse, en voz alta, ante el tribunsiempre se especuló que podría tirar de una manta que nunca apareció.al que resolverá si se corrompió y corrompió a otros políticos y funcionarios como un eslabón fundamental de la trama Gürtel.