Barkos y Chivite, ayer, tras el traspaso de poderes - EFE

La bandera española, primera prueba para la socialista Chivite

Con la nacionalista Barkos solo ha lucido la autonómica; hoy debería ser restablecida

PamplonaActualizado:

El artículo 3.1 de la Ley 39/1981 que regula el uso de las banderas afirma que « la bandera de España deberá ondear en el exterior y ocupar el lugar preferente en el interior de todos los edificios y establecimientos de la Administración central, institucional, autonómica, provincial o insular y municipal del Estado».

Sin embargo, cuando ayer se reunieron la todavía presidenta de Navarra en funciones, Uxue Barkos, y la electa, la socialista María Chivite, en el despacho presidencial del Palacio de Navarra, sede del Gobierno foral, tan solo tenían a su lado la bandera regional. Ni asomo de la bandera de España.

De esta forma, María Chivite tiene bien cerca y al alcance la primera prueba para demostrar si es cierto eso que dice que «el próximo Gobierno de Navarra no tiene ninguna dependencia nacionalista», a pesar de que sus 11 escaños poco pueden hacer frente a los 9 de Geroa Bai y los 7 de los «socios prioritarios» de ésta, Bildu.

El entendimiento entre socialistas y nacionalistas fue evidente desde la misma reunión de traspaso de poderes que se celebró ayer. Ambas dirigentes emitieron palabras de «satisfacción», «agradecimiento» y «colaboración» la una sobre la otra. Y eso que ese traspaso fue más simbólico que otra cosa. Una reunión que tuvo lugar un día antes de la toma de posesión de Chivite como nueva presidenta de Navarra. Al acto de hoy también acudirá el presidente vasco, Iñigo Urkullu, entre otras autoridades.

A pesar de que el Gobierno de España ha insistido una y otra vez que el pacto de Navarra cuenta con su visto bueno, aún con la dependencia de Bildu, Pedro Sánchez solo mandará al acto al ministro de Agricultura, Luis Planas. También estará presente el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, pero en calidad de Secretario de Organización del PSOE.