Pedro Sánchez, junto a la presidenta del PSOE, Micaela Navarro, y el secretario de Organización y Acción Electoral, César Luena, durante la reunión del Comité Federal - efe

Pedro Sánchez defiende el fichaje de Irene Lozano: «El PSOE no es patrimonio en exclusiva de sus militantes»

Susana Díaz eludió a los periodistas pero el resto de los barones dan un «voto de confianza» al líder socialista

Actualizado:

El líder de los socialistas, Pedro Sánchez, ha defendido el polémico fichaje de la exdiputada de UPyD Irene Lozano como «número cuatro» en la candidatura al Congreso por Madrid porque «el PSOE no es patrimonio de sus militantes».

Tras su discurso ante el Comité Federal del PSOE, Sánchez ha defendido la incorporación de independientes, como Lozano o Zaida Cantera, a las listas por su experiencia y currículum y ha agradecido «la enorme generosidad de Madrid» por haberles incorporado.

El PSOE trata de recomponerse del shock que vivió ayer tras conocerse el fichaje de Lozano, intentando cerrar filas. A la entrada de la reunión de Comité Federal que va a aprobar las listas a Congreso y Senado, los barones -todos menos el asturiano Javier Fernández, que no ha venido- han optado por de un «voto de confianza» a Sánchez para que gane las elecciones del 20 de diciembre.

La andaluza Susana Díaz, que anoche decidió no votar la candidatura madrileña por los «insultos sistemáticos» de Lozano a su comunidad -dijo que el PSOE andaluz era como el PRI mejicano-, hoy ha preferido pasar de largo ante los periodistas.

Cosa que no hizo el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, quien se muestra critico pero confiado en que el líder del acierte. Lo único que dijo fue: «Este partido tiene 136 años de historia y no es ni por sus líderes ni por sus fichajes, sino por sus ideas».

En la misma idea está el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano Garcia Page, que eludió las reiteradas preguntas sobre si Irene Lozano tiene que pedir perdón por los «insultos» al PSOE por corrupto.

«Irene Lozano va a poder darse cuenta de la enorme cantidad de personas honradas que hay en el socialismo», señaló el presidente de Castilla-La Mancha.

Y Ximo Puig prefirió centrarse en que la incorporación de Lozano «prueba» que el PSOE es el aglutinante del cambio. «Yo prefiero un partido que cambie», insistió.

Ya en su discurso abierto a los medios, Pedro Sánchez no ha hecho ninguna mención expresa a Irene Lozano y solo, de pasada, ha señalado que quienes se incorporan van a tener la máxima «exigencia» de trabajo.

Sánchez ha dicho que su partido cuenta con un «equipo renovado» para enfrentarse a las elecciones generales del 20 de diciembre. «Os pediremos la exigencia de trabajar duro, con ejemplaridad, teniendo presente que representamos a millones y millones de personas, todos aquellos que depositan la confianza de su votos, porque saben que conseguiremos un crecimiento justo y sostenible», reivindicó.

Aseguró que el PSOE no va a perder «nunca la rebeldía ante la injusticia», porque es un partido que tiene «hambre de cambiar las cosas» y «eso es lo que nos hará dignos de ser votados el 20 de diciembre».