Pitada en el Calderón (2012)
Pitada en el Calderón (2012) - ABC

Cargos de ERC y CDC organizan la pitada secesionista de la Copa del Rey

Plataformas catalanas y vascas promueven el escarnio contra el Rey el día 30 liderados por Catalunya Acció y una entidad fundada por Junqueras

j. f. miranda/ M. J. cañizares
Actualizado:

Objetivo: una gran pitada contra el Rey y el himno nacional. Plataformas en favor de la independencia del País Vasco y Cataluña han comenzado a movilizarse de cara al 30 de mayo, fecha en la que tendrá lugar la final de la Copa del Rey entre Athletic de Bilbao y FC Barcelona en el estadio del Camp Nou. Entre los grupos que lideran esta iniciativa figura Sobirania i Progrès, cuyo fundador es el presidente de ERC, Oriol Junqueras, e incluye entre sus afiliados a dirigentes de Convergència como el eurodiputado Ramon Tremosa o el secretario de Immigración de CDC, Àngel Colom.

No es la primera vez que los movimientos secesionistas protagonizan este tipo de escarnio contra el monarca español. De hecho, los propios impulsores de la pitada, según ha podido saber ABC, recuerdan en sus mensajes internos que este tipo de protesta «quedó institucionalizada en Mestalla en 2009». La finalidad es aprovechar el gran interés mediático que suscita este acontecimiento deportivo para lanzar un mensaje de burla hacia las instituciones españolas. En este sentido, y por parte del independentismo vasco, está prevista la creación de una plataforma exclusivamente para el día 30 integrada por personas vinculadas al mundo del deporte y de la cultura. Este grupo redactará un manifiesto que se enviará a los medios de comunicación el 26 o el 27 de mayo y que pretende dar una imagen de transversalidad al hacer un llamamiento a todos aquellos que quieren protestar frente a la Jefatura del Estado. Asimismo, proponen expresar el «desacuerdo y la desafección» frente a «instituciones accesibles que se escudan en policías y guardaespaldas para evitar oír la voz del pueblo». En ese escrito, el movimiento vasco se conjura para «desmontar la falsa imagen» de que la Monarquía española genera simpatía y respeto entre los ciudadanos.

En lo que respecta a la parte de Cataluña, la iniciativa es el resultado del trabajo de varias plataformas que ya están constituidas. Se trata de Catalunya Acció, el sindicato catalanista CADCI, Sobirania i Progrès, International Comission of European Citizens (ICEC), Fundació President Macià; Ara o Mai!, Catalunya diu Prou, Casal per la Llibertat ila Independència de Catalunya (CLIC), Societar Catalana de Lliure Opinió (SOCALL), Moviment de Cultura Popular «El Socrat» y Units per Declarar la Independència de Catalunya (UPDIC).

Selecciones catalanas

Sobirania i Progrès nació en 2006 como movimiento vinculado a Esquerra Republicana. De hecho, entre sus fundadores figuran conocidos activistas del separatismo como el actor Joel Joan, la escritora Maria Mercè Roca, el profesor de Derecho Constitucional Héctor López Bofill, los empresarios Xavier Vinyals y Ramón Carranza y el actual líder de ERC, Oriol Junqueras. Vinyals es el presidente de la Plataforma Proselecciones Deportivas Catalanas, muy favorecida por las subvenciones y cuyo cometido es lograr el reconocimiento internacional de las selecciones catalanas.

Asimismo, en la llamada «fila 0» de esta plataforma catalana aparecen dirigentes de Convergència como el eurodiputado Ramón Tremosa o el secretario de Immigración de CDC y director de Nous Catalans, Àngel Colom. Las relaciones de este exdirigente de ERC con el yihadismo -el salafista Nouredinne Ziani, expresidente de la Unión de Centros Culturales Islámicos de Cataluña (UCCIC) y que fue expulsado de España por su radicalismo, fue un estrecho colaborador de Convergència- han provocado un enfrentamiento entre Colom y el Ministerio del Interior. Curiosamente, entre los afiliados a Sobirania i Progrès se encuentra la hija del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, Mireia Pujol Ferrusola, inculpada en la investigación judicial sobre la fortuna de esta familia.

Se da la circunstancia de que su hermano pequeño, Oleguer Pujol, también inmerso en un proceso judicial por supuesto blanqueo de dinero y fraude fiscal, fue uno de los organizadores de la campaña independentista «Freedom for Catalonia» en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 y participó en el boicot contra el rey Juan Carlos I durante el acto de apertura de ese evento deportivo.

Los instigadores catalanes de la pitada de la Copa del Rey también elaborarán su propio manifiesto, que podría presentarse en rueda de prensa junto al de las plataformas vascas el mismo sábado día 30 por la mañana. El objetivo es que se visualice la solidaridad y el apoyo mutuo existente entre el independentismo vasco y catalán.

«Dejar de ser españoles»

En el caso de los movimientos secesionistas catalanes, se plantea explícitamente convertir ese evento en un acto de proyección independentista pues, según sostienen, se trata de una ocasión inmejorable para volver a expresar a la opinión pública internacional «que queremos dejar de ser españoles». Añaden que «vamos a aprovechar políticamente esta final en favor del independentismo y para poner en un aprieto a aquella calse política catalana que dice estar a favor del eufemístico derecho a decidir».

Hablan de «ejercicio profundamente democrático» y hacen un llamamiento a comprar silbatos porque «la pitada es inequívocamente el modo más explícito de mostrar disconformidad y desafección». En el intercambio de mensajes de estos activistas, se arrogan el derecho a denigrar los símbolos del Estado español, ya que «ese mismo Estado, de forma continuada, nos niegan nuestros derechos nacionales y quiere reducir a la nada la lengua catalana, todo ello a base de sentencias judiciales». Los alborotadores se refieren a las recientes resoluciones judiciales favorables al bilingüismo en las escuelas catalanas, así como a las medidas aplicadas por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, en contra de la inmersión lingüística.

La acción de estos grupos secesionistas ha comenzado a prepararse en plena campaña de las municipales, pero culminará a principios de junio, cuando el independentismo catalán tiene previsto reactivarse de cara a las elecciones catalanas del 27 de septiembre. Estos comicios, como se sabe, son planteados como un plebiscito de la secesión catalana por parte de Esquerra y Convergència. Conscientes de que, tras el simulacro de consulta del 9 de noviembre, el secesionismo ha perdido fuelle, se espera que de aquí al 27-S tengan lugar nuevas movilizaciones, especialmente el 11 de septiembre, Diada de Cataluña, que coincide con el arranque de la campaña de las autonómicas.

Alternativas

Como corresponde a un acontecimiento de estas características, está previsto que los Mossos d’Esquadra hagan un importante despliegue en la ciudad de Barcelona el próximo día 30 con la finalidad de evitar incidentes durante la final deportiva. Recientemente el director de la policía autonómica, Albert Batlle, pidió respeto por el himno nacional, pues según recordó, la ciudadanía catalana debe dar ejemplo, ya que también reclama respeto por sus símbolos. Batlle ha propuesto alternativas al bochorno que supone esa pitada contra Felipe VI que sean «más ejemplares», como escuchar el himno en silencio y sin silbidos y, una vez finalizado, cantar el himno catalán «Els segadors».

No obstante, el máximo responsable de la policía de la Generalitat no se plantea desalojar el estadio del Camp Nou en caso de la pitada porque, según dijo, las actuaciones de los Mossos siempre se guían por los «principios de coherencia, oportunidad y proporcionalidad».