Pedro Sánchez y Antonio Hernando
Pedro Sánchez y Antonio Hernando - EFE
PSOE

Pedro Sánchez urge al PSM a olvidar la crisis y arropar a Ángel Gabilondo

Los críticos impugnarán la victoria del exministro en asambleas con solo el 20% de participación

Actualizado:

Tras el resultado de las primeras asambleas del PSM, celebradas el miércoles y anoche, todo el PSOE tiene claro que el candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid va a ser Ángel Gabilondo. Pero la herida interna por la defenestración de Tomás Gómez sigue supurando y lo que preocupa ahora en Ferraz es «el día después»: que la federación se implique durante los tres meses que quedan hasta las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo para que, efectivamente, el PSM sea capaz de ganar al PP; o, por lo menos, quede segunda fuerza por delante de Podemos.

Ese es el sentido de las palabras, ayer, de Pedro Sánchez, cuando se mostró convencido de que los 15.000 militantes madrileños van a elegir a «quien pueda ganar», en referencia a Gabilondo; una forma de pedirles que pasen página de todo lo ocurrido en la última semana. El factor determinante que llevó a Sánchez a defenestrar a Gómez fue, según su entorno, que los sondeos no garantizaban ese segundo puesto con él de candidato. Ferraz cree que, con una buena campaña, el exministro de Educación puede evitar que los de Pablo Iglesias adelanten a la centenaria sigla, pero, no obstante, es consciente de que con un PSM «a la contra» y desmovilizado después de la dura batalla interna, será más difícil.

Preocupa la desmovilización

Por eso, aunque el presidente de la gestora, Rafael Simancas, restó ayer jueves importancia al hecho de que en las asambleas locales está participando menos del 20 por ciento de los afiliados, sí hay preocupación. Los afines a Tomás Gómez avisaron ayer que piensan seguir dando la batalla contra el «simulacro de democracia interna» sin primarias, que están promoviendo la Dirección Federal y la gestora con el único objetivo de entronizar a Gabilondo al margen de cuantos militantes de apoyen.

Desde la plataforma «Yo milito, yo decido», afiliados de diferentes agrupaciones madrileñas van a impugnar ante los órganos del partido cada una de las asambleas llevadas a cabo sin «ninguna garantía» e «ilegales».

Los recursos no tendrán recorrido, pero a Ferraz le preocupa que siga el «ruido» interno una vez Gabilondo sea investido oficialmente candidato a la Presidencia de la Comunidad de Madrid en una reunión que va a celebrar mañana, sábado, la Comisión Federal de Listas. Por eso, la Dirección recibió ayer con alivio el artículo publicado por Felipe González, en el que, implícitamente, el expresidente del Gobierno da su visto bueno a la decisión de Pedro Sánchez de relevar a Tomás Gómez como cartel electoral, pese a que éste había sido avalado por 7.000 militantes.

«A los compañeros que piensan que la democracia interna está por encima de los resultados electorales», avisa González, «debo decirles que que se equivocan; que tenemos que recuperar, con las personas adecuadas, nuestra voluntad de representar a las mayorías y no de resignarnos a que pierdan la mayoría los que gobiernan».

Zapatero, fuera de la cumbre

No es ningún secreto que la sintonía de Sánchez con González es mucho mayor que la que mantiene el actual líder socialista con el otro expresidente del Gobierno del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien Sánchez ha relegado a un papel testimonial en la cumbre de líderes socialistas europeos (PES), mañana en Madrid. González compartirá escenario con el secretario general del PSOE en la inauguración mientras que Zapatero, a quien el entorno del secretario general atribuye buena parte de las maniobras de desestabilización de los últimos meses, no va a participar. El expresidente solo se sumará, al acabar la cumbre, a un homenaje de los líderes socialistas a las víctimas de los atentados del 11-M, en el «Bosque de los ausentes» de la estación de Atocha.

Pedro Sánchez está centrado estos días en la preparación del Debate del estado de la Nación, el próximo martes en el Congreso, y con un ojo en la crisis del PSM. Hoy va a hacer un alto para ir recibiendo a los mandatarios socialistas europeas que llegan a Madrid a participar en la cumbre del PES.