El fenómeno izquierdista de Podemos, de la «a» a la «z»
Pablo Iglesias, líder de Podemos - Efe
Pablo Iglesias

El fenómeno izquierdista de Podemos, de la «a» a la «z»

Populismo y televisión, dos de las claves del joven partido que logró cinco diputados en las elecciones al Parlamento europeo

Actualizado:

Con un millón doscientos mil votos, Podemos se convirtió el 25-M en la cuarta fuerza más votada en los comicios para el Parlamento Europeo. Se trata de una formación con apenas cuatro meses de vida y cuyo «número uno», Pablo Iglesias, apareció en un canal de televisión nacional por primera vez hace poco más de un año. Fue en Intereconomía. Su discurso izquierdista en una tertulia conservadora le hizo destacar y pronto dio el salto a las televisiones con más audiencia. Muy hábil en el «cuerpo a cuerpo», alcanzó tanta notoriedad que se puso al frente de un grupo de profesores de la Universidad Complutense para formar un partido que conectó con los movimientos sociales de la órbita del 15-M. Y, en un tiempo récord, Pablo Iglesias ha sabido capitalizar el descontento de la crisis en el mejor estreno electoral de la democracia. Lo que queda tras las europeas es una izquierda fragmentada, con un PSOE hundido y una IU atada de pies y manos por el modelo bolivariano que propone Podemos.

A - Asambleas

Al estilo de las características asambleas del movimiento 15-M —«no habríamos sido posibles sin él», reconocen)—, Podemos ha ido sumando seguidores a su proyecto mediante «círculos» de debate y movilización a lo largo de todo el país. Pero hay una diferencia capital: mientras que el 15-M evitaba poner cara a sus reivindicaciones, Podemos está estrechamente vinculado a la imagen de Pablo Iglesias, elegido como «número uno» a las europeas en primarias abiertas. Tanto que la cara del eurodiputado electo estaba en la papeleta de su formación en los comicios del 25-M.

B - Bienestar

En el programa de Podemos figuran varias propuestas destinadas a mejorar el Estado de bienestar. Pablo Iglesias promete poner en marcha medidas que garanticen la igualdad salarial entre hombres y mujeres, prohibir el copago farmacéutico, frenar el proceso de privatización de hospitales, el derecho a una muerte digna, derogar el Plan de Bolonia y eliminar las subvenciones públicas a los colegios concertados.

C - Casta

Al grito de «a por ellos», Pablo Iglesias ha identificado en sus mítines a PP y PSOE como la casta. Son los partidos que siempre «mandan», los que «sobran», los que quieren mantener un «sistema» que está llevando al país al «desastre». Es el lenguaje de Podemos, su forma de presentarse como la alternativa indignada contra la forma de hacer política de las últimas dos décadas. Su objetivo es superar en las urnas a los partidos de la «casta». Dice que ellos quieren perpetuarse en el poder. La banca, el sistema y los empresarios también pertenecen la «casta».

D - Diputados

Han logrado cinco representantes en el Parlamento Europeo cuando las encuestas más optimistas apuntaban a dos. La del CIS, que suele ser la referencia, sólo previó uno. El «número uno» de la candidatura es Pablo Iglesias, profesor de Teoría Política en la Universidad Complutense. Le acompañarán en Bruselas Teresa Rodríguez, profesora de enseñanza secundaria; Carlos Jiménez Villarejo, exfiscal Anticorrupción; Lola Sánchez, una politóloga que ha trabajado como camarera o comercial; y Pablo Echenique, científico del CSIC con una dispacidad del 88 por ciento.

E - Europa

Podemos aboga por derogar el Tratado de Lisboa para no estar sometido a una «Europa neoliberal y antidemocrática» sin explicar los costes de esa decisión. No son antieuropeístas, aseguran, sino que quieren otra Europa. «No queremos ser una colonia de Alemania ni una colonia de la troika europea», dice Pablo Iglesias.

F - Franquismo

El abuelo de Pablo Iglesias fue condenado a muerte y estuvo encerrado durante el franquismo. Su padre también fue militante de IU. En las tertulias, el líder de Podemos dice que el PP es heredero del franquismo y clama contra la persistencia de los nombres y símbolos de los vencedores de la guerra. Iglesias se refiere a la Constitución Española como «el papelito aquel del 78».

G - Generales

El viaje a Bruselas de Pablo Iglesias es de ida y vuelta. Podemos aspira a concurrir en las próximas elecciones autónomicas y municipales y también en las generales. El mandato de Bruselas es para cinco años, pero Iglesias sólo durará allí unos meses. Las elecciones para ocupar la presidencia del Gobierno se celebrarán el próximo año o, como muy tarde, a principios de 2016. El líder de Podemos quiere un escaño en el Congreso. «Nacimos para ganar y para ir a por todas y vamos a ir a por todas», asegura Iglesias, cuyo objetivo es ser alternativa de gobierno.

H - Hugo Chávez

Pablo Iglesias no oculta su simpatía por las ideas del chavismo y el castrismo. Adscrito al movimiento antiglobalización, dice que Hugo Chávez es «uno de los principales motores de cambio en América Latina». Tras la muerte del expresidente venezolano, aseguró: «Los demócratas hemos perdido a uno de los nuestros». El líder de Podemos también elogió a «la izquierda vasca y ETA» por advertir que «hay determinados derechos que no se pueden ejercer en el marco de la legalidad española». Al expresidente del Gobierno Felipe González las propuestas de Podemos le parecen «utopías regresivas» y advierte: «Una alternativa bolivariana para España y para Europa sería una catástrofe sin paliativos».

I - Internet

Pablo Iglesias tiene unos 300.00 seguidores en Twitter, cerca del doble de los que suma el perfil del partido Podemos. Mariano Rajoy cuenta con unos 500.000 seguidores. Twitter es una red social clave para acercarse a los votantes más jóvenes. Internet para darse a conocer, para difundir ideas y también para financiarse. Porque Podemos ha recurrido al «crowfunding» para sufragar su campaña. A través de internet, han logrado donaciones de particulares. Así han comprado la furgoneta (10.440 euros) para desplazarse a los distintos lugares de España. O han logrado los 5.333 euros que les costó alquilar un local. O los 14.456 euros para su campaña de buzoneo.

J - Juventudes Comunistas

Pablo Iglesias se inició en las Juventudes Comunistas con 14 años. Después participó en asociaciones vinculadas con movimientos izquierdistas como Pensamiento Crítico, Asociación contar el poder o Juventud sin futuro.

K - Tele K

Antes de dar el salto a las televisiones nacionales, Pablo Iglesias dio sus primeros pasos en 2003 en el canal de la TDT Tele K. Después se llevó el programa que emitía en la televisión vallecana a la web del diario Público. En enero de 2013 estrenó en la cadena Hispan TV, la cadena en español del Gobierno de Irán, el programa «Fort Apache».

L - Licenciado

El votante de Podemos es joven y con estudios universitarios, según se desprende de la encuesta preelectoral del Centro de Investigaciones Sociológicas. Este sondeo, que sólo otorgaba al partido de Pablo Iglesias un escaño en lugar de los cinco logrados, señala que más del 30% de los votantes de Iglesias tienen estudios superiores y el 20% estudios secundarios. Por edades, uno de cada cuatro votantes de Podemos son menores de 30 años. Como señala el politólogo José Fernández-Albertos, en ese tramo de edad, Podemos está casi empatado con PP y PSOE.

M - Monedero

Juan Carlos Monedero es el líder en la sombra de Podemos. Profesor de la Universidad Complutense de Madrid, fue asesor de Hugo Chávez durante nueve años, algo que le incomoda cuando le preguntan por ello. Monedero replica que también pasó un tiempo en Alemania para hacer su tesis sobre la disolución de la RDA. Fue asesor de Gaspar Llamazares, trabajó en el Frente Cívico de Julio Anguita y militó en IU entre 1986 y 2005. Monedero ha anunciado que después del verano convocará una asamblea para definir la estructura y la organización de Podemos para las próximas elecciones. Su idea de «reinventar la democracia» pasa por Bolivia, Venezuela y Ecuador.

N - Nómina

Pablo Iglesias no tiene ningún problema en enseñar su nómina en televisión: 900 euros por su contrato de profesor interino a tiempo parcial. Es una forma de acercarse a sus votantes, de decirles que es como ellos. Una cantidad irrisoria con lo que gana gracias a su papel de tertuliano estrella en canales como La Sexta o Cuatro. Podemos ha prometido que sus eurodiputados renunciarán a parte de su sueldo para no superar los 1.900 euros. Igualmente, se comprometen a realizar los desplazamientos en clase turista y en transporte público.

Contiene la Ñ - España

La idea de España de Podemos pasa por encima de la «indisoluble unidad de la Nación española» que recoge la Constitución en su artículo 2. En Cataluña, dice Pablo Iglesias, «tiene que operar la democracia y será lo que decidan los catalanes». El Tribunal Constitucional ha dejado claro que la soberanía nacional reside en el pueblo español y que Cataluña no es titular de un poder soberano. La postura de Podemos sobre el País Vasco es similar. Pablo Iglesias, que pretende construir un país de países, lleva en su programa electoral el derecho a decidir «de los distintos pueblos de Europa».

O - Oportunismo

El sociólogo José Juan Toharia cree que el resultado de las elecciones europeas reflejan lo que los sondeos venían avisando desde hace tiempo: el estado de «enfado profundo y extenso» de la sociedad «gran desenganche emocional» respecto de PP y PSOE. Según el presidente de Metroscopia, hay que acercarse con un otro tono y con más «juventud mental». Es el hueco que ha sabido ocupar Podemos. Según una encuesta de Metroscopia, el 36% de la población deseaba que el movimiento 15-M tomara la forma de un partido político. Toharia duda de que un partido como el de Pablo Iglesias tenga futuro. Mantiene que una formación no puede funcionar solo con «voluntarismos, programas o un líder carismático».

P - Populismo

Para Rosa Díez, de UPyD, Podemos es populismo y sus propuestas son como las de los griegos de Syriza, las del cómico italiano Beppe Grillo o las de la ultraderechista francesa Marine Le Pen. El expresidente Felipe González ironiza con que la revolución bolivariana «se está poniendo de moda en España». Pedro Arriola, gurú electoral del PP, advierte de que el partido de Iglesias ahora tiene el reto de pasar «de la tertulia a la propuesta y de la protesta a la solución». «Y ahí no funciona una demagogia de la que tiran mucho». Podemos tiene en su programa propuestas como la jubilación a los 60 años, pero no explica cómo lo llevará a cabo. Ni cómo hará para establecer una renta básica universal «para todos los ciudadanos por el mero hecho de serlo». Ni lo que supondría salir derogar el Tratado de Lisboa. Ni los costes de no pagar la deuda del Estado...

Q - Quimera

Una de los reproches más repetidos contra Podemos es que su programa es irrealizable. Una cosa es lo dicho en un mitin y otra bien distinta el margen de maniobra existente en las instituciones. Rosa Díez (UPyD), por ejemplo, quiere ver cómo se manejarán ahora que tienen representación parlamentaria: «El juego democrático es que todo el que crea que tiene algo que aportar lo pueda aportar y venga». El portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Alfonso Alonso, les ha advertido de que para «pasar de la tele al escaño» van a tener que ser capaces de hacer «propuestas realistas». Cuando recibe críticas de este tipo, Pablo Iglesias responde que a veces en política las cosas parecen imposibles porque no se intentan.

R - Revancha

Pablo Iglesias no tiene ningún problema en despreciar a quienes no piensan como él. Al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, lo comparó con el Tea Party, un grupo situado a la derecha del Partido Republicano estadounidense, conocido en España por dificultar la agenda económica del presidente Obama desde unas posturas extremas. Porque la cara visible de Podemos se refiere a la derecha como «perros». Con un ánimo revanchista, ataca a los «"perros de presa" de la derecha mediática, que más que hablar parece que ladran». Un desdén que hace extensivo a los «lúmpenes», «gentuza de clase mucho más baja» que la suya. Así es como se refirió en la presentación de un libro a la gente que se encuentra en situación de riesgo social. En sus disculpas posteriores, el eurodiputado electo reconoció que fue «arrogante» al burlarse de «las contradicciones de la izquierda».

S - Soberanía

Es otro de los términos preferidos por Pablo Iglesias. El quinto punto de su programa electoral habla de «conquistar la soberanía». ¿Cómo? Refundando las instituciones de la UE a través de una asamblea constituyente, modificando los Tratados de libre comercio, quitando la iniciativa de las decisiones macroeconómicas a Bruselas, celebrando referendos vinculantes y reconociendo los derechos de los «pueblos de Europa a constituirse como tales y decidir democráticamente su futuro». Podemos aporta 5 diputados a los apenas 40 que suma la Izquierda Unitaria en el Parlamento Europeo. La Cámara está integrada por 751 representantes.

T - Tertulias

La primera aparición de Pablo Iglesias como tertuliano en una televisión nacional fue en abril de 2013, hace solo catorce meses. Fue en «El Gato al Agua», de la conservadora Intereconomía, donde pronto destacó por ser el único que mantenía un discurso de izquierdas. El líder de Podemos acudía muy preparado y mantenía la calma, con un estilo alejado de las descalificaciones. Pronto le empezaron a llamar para otras tertulias como la de «El cascabel al gato», de la también conservadora 13 TV, o «La Noche en 24 horas», del Canal 24 horas de TVE. Su siguiente paso fue saltar a La Sexta y a Cuatro. En ellas se ha enfrentado con periodistas populares como Alfonso Rojo, Jaime González o Eduardo Inda y ha conseguido una exposición mediática muy criticada por algunos partidos políticos, entre ellos IU.

U - Universidad

La facultad de Ciencias Políticas de la Complutense, en Somosaguas, es el lugar donde se ha fraguado la formación. El líder en la sombra de Podemos, Juan Carlos Monedero, es profesor de Teoría Política. Íñigo Errejón, jefe de la campaña, es doctor en Ciencia Política. Carolina Bescansa, que figura entre los fundadores del partido, es también profesora «indignada» de Ciencia Política en la Complutense. Pablo Iglesias es compañero de todos ellos en la misma universidad.

V - Vivienda

En materia de vivienda, Podemos propone la paralización inmediata de los desahucios de primeras viviendas y de los locales de pequeños empresarios. También la dación en pago con carácter retroactivo y garantizar el suministro de luz, agua y calefacción como un derecho básico inalienable por parte de empresas públicas. Para las familias con dificultades para pagar los préstamos de sus primeras viviendas, Pablo Iglesias aboga por una moratoria de la deuda hipotecaria.

W - Willy Meyer

La primera víctima de Podemos ha sido Izquierda Unida. Pese a mejorar en cuatro escaños —de dos a seis— sus resultados, IU ve con envidia y preocupación que una formación de solo cuatro meses haya conseguido casi tantos representantes —cinco— como ellos. La misma noche del 25-M, Pablo Iglesias transmitió a Willy Meyer, candidato de IU a las europeas, que sería «un honor» coincidir con ellos apoyando al líder de Syriza como candidato a presidir la Comisión Europea. Conscientes de que no han sabido «capitalizar» el descontento ciudadano, el futuro de IU pasa por captar el voto de esa izquierda alternativa que los ven como parte del «viejo sistema». «No es lógico», señalan, que los 1,2 millones de votos de Podemos no hayan acabado en su formación. A Cayo Lara le gustaría agrupar a todas las fuerzas de la izquierda para hacer frente al bipartidismo. El eurodiputado electo Pablo Echenique-Robba ha apostado por crear un «frente común» con otras fuerzas políticas «amigas». Si se producen, estas alianzas serían inminentes y habrá «voluntad de ceder». IU y Equo son algunas de las fuerzas políticas «amigas».

X - Partido X

Si en IU la irrupción de Podemos causa preocupación, para el Partido X ha supuesto su certificado de defunción. Se trata de una formación nacida a principios de 2013, con la intención de dar voz a aquellos que se movilizaron con el 15-M. Sin representantes, sin portavoces y desde el anonimato. Dicen que los portavoces «son figuras totalmente demodés en el futuro, ya que la gente hace lo que sabe hacer en cooperación con los demás, según sus capacidades y posibilidades». Solo en el tramo final de su preparación de las europeas eligieron al informático Hervé Falciani para que encabezara su candidatura. Este rechazo a personificar sus propuestas es la principal diferencia con Podemos -el programa es muy parecido-, y quizá esa sea la razón por la que se han quedado en un 0,64% de los votos.

Y - Yo

«Pablo Iglesias tiene el ego a la altura de Carrero Blanco», escribieron los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC) de la Universidad Complutense de Madrid. «Quizás ese inmenso ego es el que le lleva a afirmar que los que tenemos un nivel socioeconómico más bajo que él somos gentuza». Con ego o sin él, lo cierto es que Podemos está asociado a la cara de Pablo Iglesias. Es él quien sale fotografiado en anuncios vestido con camisetas del partido, en las convocatorias de los mítines, incluso vestido de flamenco. El logo de la formación es un círculo que aparece estampado en bolsos, chapas… y preservativos. En las papeletas del 25-M no aparecía ni el círculo ni el nombre de Podemos, sino la cara de Pablo Iglesias.

Z - Zizek

Pablo Iglesias estudió en Suiza, donde fue alumno de Giorgio Agamben, Michael Shapiro o Slavoj Zizek. Zizek, esloveno, es un filósofo comunista que carga contra el capitalismo porque, dice, es el culpable de que unos pocos tengan derecho a todo y la mayoría quede excluida. «Los capitalistas actuales son fanáticos religiosos que defienden sus beneficios aunque traigan la ruina para millones de personas», afirmó en una entrevista. Zizek usa en sus estudios ejemplos extraídos de la cultura popular, ya sean películas, series o escritores. Pablo Iglesias, próximo a los postulados ideológicos de Zizek, también recurre en sus clases a series como la estadounidense «The Wire».